*

35 años de El regreso del jedi: la historia del bikini de Leia

25 MAY 2018 / Cine

35 años de El regreso del jedi: la historia del bikini de Leia

El traje dorado que usó la General Organa en el episodio VI tiene más de una interpretación y un solo origen.

Una fantasía para algunos, un símbolo de opresión sexista para otros y, en otros casos, un ícono de empoderamiento femenino al situarlo en todo su contexto.

La Princesa Leia o General Organa desde un comienzo fue presentada como una mujer independiente y fuerte -literalmente- de armas tomar.

No solo es la fiereza lo más recordado del personaje encarnado por la fallecida Carrie Fisher, también dos ‘look’ que la actriz usó en un par de escenas, pero que de todas formas se convirtieron en símbolos pop: el peinado que emula audífonos y el bikini dorado.

El segundo -utilizado en El Regreso del jedi- causa opiniones divididas, principalmente en las nuevas generaciones que alegan una connotación sexista que degrada a la mujer al mostrar más de su cuerpo y tratarla como esclava.

Pues efectivamente era ese el objetivo de Jabba de Hutt en la ficción al asignar ese traje revelador y encadenarla a él. Lo relevante es que Leia no esperó que la rescataran y pasó de ser ‘Leia esclava’ (Slave Leia) a ‘La asesina de Hutt’ (Hutt slayer).

Más allá de las interpretaciones, el traje en sí mismo tiene un origen concreto que ninguna discusión podrá cambiar.

La diseñadora de este traje fue Aggie Guerard Rodgers junto a Nilo Rodis-Jamero, quienes trabajaron en base a las indicaciones de George Lucas: inspirarse en el arte de Frank Frazetta.

Frazetta era un dibujante de cómics conocido por las historias de Buck Rogers, Conan el Bárbaro y John Carter de Marte, y el diseño de pósters de películas. “Solía comprar libros de él todo el tiempo, y (el bikini de Leia) sigue esa línea. George dijo específicamente que quería un bikini, así que eso vino a mi mente”.

La imagen específica que usaron como fuente de inspiración fue la portada de la novela Una princesa de Marte de 1970, escrita por Edgar Rice Burroughs.

Después de innumerables bosquejos, mostraron la versión definitiva al taller de vestuario de la película, donde construyeron el bikini a partir de un material gelatinoso sobre un sostén para que fuera maleable, considerando que Carrie Fisher sería parte de escenas de acción.

En entrevista en 2015 con Wall Street Journal, Fisher respondió a una inquietud manifestada por un padre que dijo que no sabía cómo explicarle a su hija por qué la Princesa Leia usaba ese traje.

“El padre que se escandalizó por ello, ‘¿Qué le voy a decir a mi niña sobre ese traje?’. Dile que una babosa gigante me capturó y me forzó a usar ese estúpido traje, y que luego lo maté porque no me gustó. Y luego me lo saqué. En el backstage”, fue la tajante respuesta de Fisher.

Ese mismo año, la actriz expresó vía Twitter su opinión respecto al traje dorado:

“Esa cadena solo me ‘esclavizó’ hasta que pude usarla para matar a ese gusano babeante de lengua larga y ahorcarlo hasta el infinito”.

Independiente de la opinión -personal o generalizada- que se tenga de este traje, la figura de juguete que emulaba a Leia en el bikini dorado fue descontinuado en 2015 por considerarse una representación inadecuada para niños.

Seguir leyendo