*

Spider-Man y la agenda feminista de Marvel

13 OCT 2017 / Comics

Spider-Man y la agenda feminista de Marvel

La emblemática portada del cómic de Mockingbird vuelve a marcar presencia, pero ahora como parte del canon de Marvel Comics.


El número final de Mockingbird, en la primera serie de cómics protagonizada por el personaje de S.H.I.E.L.D., hizo historia por su portada. En ella, Bobbi Morse utilizaba una polera con el lema: “Pregúntame sobre mi agenda feminista”.

Se trató de una frase que hacía referencia al tipo de contenido que marcó a los ocho números de esa historieta.

Pero la imagen causó una polémica reacción entre algunos fans de la Casa de las Ideas, que no estaban de acuerdo con aquella portada realizada por Joelle Jones, que reflejaba, según ellos, todos los males que marcaban a una editorial que tenía a un Capitán América afroamericano o una Diosa del trueno.

 

Acoso, insultos e inclusive amenazas se concretaron en octubre del año pasado contra la escritora del cómic, Chelsea Cain, quien abandonó temporalmente Twitter por los ataques de aquellos a los que catalogó como “abusadores misógenos”.

Era solo una portada, ya que no estaba incluida en las páginas interiores del cómic, pero se transformó en un emblema para confrontar a aquellos que consideran que existe un tipo de material de superhéroes que no debiese tener espacio.

Sin embargo, no fueron pocos los que abrazaron lo que representaba para Marvel y su búsqueda de acoger a todos.

En su momento, Cain recalcó que se requerían “más cómics hechos por mujeres sobre mujeres pateando culos”. Las editoriales, en ese sentido, durante los últimos años han trabajado para tener material más diverso, que no solo apunte a su público base (hombres de mediana edad). De ahí que esa portada representó un llamado para remarcar dicha solicitud.

Pero la polera en cuestión solo había quedado como una imagen de portada, por lo que oficialmente nunca fue parte del canon del universo Marvel. O eso fue hasta The Amazing Spider-Man #789, el cómic publicado esta semana en Estados Unidos, justo a un año de la polémica.

Tras perder su empresa, y tener una cita, el relanzamiento arácnido presenta cómo Peter Parker se queda una noche en el sofá de la casa de Mockingbird.

Y en ese lugar, Peter Parker utiliza la polera de aquella portada de Mockingbird.

Quizás el perdedor más grande del mundo, pero también históricamente ha sido el superhéroe más importante de su compañía. Quizás no hay otra manera más relevante que hacer a esa polera parte del canon.

Seguir leyendo