*

Confirman la existencia de agua congelada en los polos de la Luna

21 AGO 2018 / Ciencia

Confirman la existencia de agua congelada en los polos de la Luna

Una nueva investigación identificó el elemento en el astro, sin embargo, las cantidades encontradas serían inferiores a lo esperado.


Hasta ahora distintos grupos de científicos habían identificado la existencia de agua congelada en la superficie de Mercurio, el planeta enano Ceres e incluso recientemente oculta en Marte. Pero aún no había evidencia concreta de la presencia de dicho elemento en la Luna.

Sin embargo, todo cambió gracias a un artículo publicado el pasado lunes por la Proceedings of the National Academy of Sciences, donde se da cuenta del hallazgo de rastros de hielo de agua en áreas permanentemente frías cerca de los polos de la Luna.

Este descubrimiento por parte del equipo de investigadores comandado por Shuai Li de la Universidad de Hawaii, fue construido en base a datos recogidos por la sonda Chandrayaan-1 y representa evidencia definitiva de que existe agua congelada sobre la superficie de lunar.

“La observación de las características espectrales de H2O confirma que el hielo de agua está atrapado y se acumula en las regiones permanentemente sombreadas de la Luna”, explica el artículo.

De acuerdo a la investigación, los depósitos de hielo están distribuidos irregularmente y podrían ser antiguos. En el caso del polo sur, la mayor parte del hielo se concentra en los cráteres lunares, mientras que en el polo norte hay mayor presencia de hielo pero está más disperso. De hecho, solo el 3,5% de la superficie de los cráteres en la zona más fría de los polos alberga agua congelada.

Por supuesto esta no es la primera investigación que detecta la presencia de agua en la Luna, sin embargo, es la primera que ofrece datos concluyentes al respecto. Esto fue posible gracias al instrumento Moon Mineralogy Mapper (M3) de la NASA, que se encuentra abordo de Chandrayaan-1 con el fin específico de buscar hielo y distinguirlo del agua en otros estados.

Para ello M3 midió directamente la forma en la que las moléculas de hielo absorben la luz infrarroja lo que le permitió diferenciar el estado del agua en la Luna, lo que sumado a los datos recogidos por el instrumento respecto a las propiedades reflectivas del hielo fue suficiente para la investigación.

Tras este hallazgo, la NASA explicó que ahora vendrá la misión de estudiar el origen de este hielo y su relación con el medioambiente de la Luna.

Seguir leyendo