*

El deshielo en la Antártida es cada vez más rápido

13 JUN 2018 / Ciencia

El deshielo en la Antártida es cada vez más rápido

El aumento en la temperatura del océano ha provocado que entre 2012 y 2017 se triplicó el proceso de deshielo.


Para nadie debería ser una sorpresa que las consecuencias del calentamiento global se están comenzando a sentir, pero lo que es sumamente alarmante es que la Antártida está en un proceso de deshielo acelerado que no parece detenerse. Bueno, tampoco es como que hubieran razones para que lo hiciera.

La situación es crítica y de acuerdo a un estudio publicado este miércoles por la revista Nature, más de 80 investigadores de 42 organizaciones internacionales revelaron que, en base a sus muestreos efectuados entre 2012 y 2017, la capa de hielo de la Antártida perdió 219 mil millones de toneladas de hielo por año. El triple de la tasa anterior a 2012.

El equipo investigador analizó 24 estimaciones satelitales de la masa de la capa de hielo antártica para calcular los datos. Estos arrojaron que entre 1992 y 2017 las pérdidas de hielo en la región contribuyeron a aumento global del nivel del mar de 7,6 milímetros y que el 40% de ese aumento se produjo solo en los últimos cinco años.

“De acuerdo con nuestro análisis, ha habido un fuerte aumento en las pérdidas de hielo de la Antártida durante la última década y el continente está causando que los niveles del mar aumenten más rápido hoy que en cualquier momento en los últimos 25 años”, dijo mediante un comunicado Andrew Shephard, autor principal de el estudio y un profesor de la Universidad de Leeds.

Se espera que el estudio ayude a los investigadores a medir el impacto del cambio climático y a predecir las tasas futuras de pérdida de hielo. “Los datos de estas misiones ayudarán a los científicos a conectar los impulsores del cambio ambiental con los mecanismos de pérdida de hielo, para mejorar nuestras proyecciones del aumento del nivel del mar en las próximas décadas”, señaló Tom Wagner de la NASA en un comunicado.

Aunque los cambios son atribuidos en gran medida al deshielo en la Antártida Occidental, donde el agua oceánica cálida pasa debajo de los glaciares desestabilizándolos, no es posible asegurar que alguna zona del continente esta a salvo.

En ese sentido, no hay certeza si las tasas de pérdida de hielo continuarán aumentando de esta forma, pero a los investigadores les preocupa que la tendencia se mantenga al alza. Por lo que, independientemente de la zona que se vea afectada, estos hallazgos ponen en relevancia la importancia de los esfuerzos para combatir el cambio climático

Seguir leyendo