*

La polémica confesión de la streamer que dice haber matado un perro

1 MAR 2018 / Videojuegos

La polémica confesión de la streamer que dice haber matado un perro

En una entrevista, la gamer Aqualadora dijo haber dejado morir a un animal mientras trabajaba en una clínica veterinaria porque no le gustaba el dueño.

Dicen que una de las ventajas de los nuevos medios de Internet es que la gente es más auténtica y que suele decir cosas que en TV o en otros lados no dirían. Pero a veces, esa honestidad va demasiado lejos y nos sirve para enterarnos de cosas que realmente no necesitábamos saber.

Precisamente eso es lo que pasó con Aqualadora, una nueva streamer de Twitch, quien estuvo de invitada al programa de conversación virtual de RajjPatel, en donde usualmente invita a streamers conocidos y otros que están comenzando. En el programa, la pregunta que tenían que responder las invitadas era “¿Qué es lo peor que le has hecho a alguien?“, y todos esperaban respuestas graciosas, como bromas, o historias que hicieran reir. Pero la confesión de Simone Scott, el verdadero nombre de Aqua dejó a todos en estado de shock: reconoció en vivo y en cámara que había matado a un perro.

Las circunstancias de este crimen tampoco mejoraron la situación. Simone explicó que ella había trabajado durante un tiempo como una técnico veterinaria y que un día decidió matar a uno de los perros de la consulta porque ni su dueño ni el perro le caían bien. Obviamente nadie supo lo que pasó y todo se hizo pasar como un accidente y porque, como ellas mismo recalcó “era una profesional“.

El conductor del programa trató de hacer en varias oportunidades que ella se retractara de lo que dijo, a lo que la streamer respondió en uno de los casos “la verdad es que yo no maté al perro, fueron los medicamentos“.

Aqualadora fue sacada de la entrevista y tampoco ha vuelto a usar Twitch desde ese día. Si se refirió al caso a través de Twitter, señalando que “Uno pensaría que esta comunidad sabría reconocer a un troll cuando lo ven”.

De todas formas, Simone efectivamente trabajó en un centro de cuidado para animales y aun cuando su historia hubiese sido completamente falsa, no hizo nada en su momento para demostrarlo. Simplemente podemos ver que se trata de alguien que sigue creyendo que toda publicidad es buena. Por suerte, en estos tiempos, eso dista mucho de ser real, ya que Twitch podría incluso banearla por promover la violencia animal.

Seguir leyendo