*

Wikileaks contra Google: “La censura es para perdedores”

8 AGO 2017 / Tecnología

Wikileaks contra Google: “La censura es para perdedores”

El despido de un ingeniero que publicó un memo sobre el tratamiento del género dentro de la empresa se ha convertido en la polémica de Silicon Valley


Todos los ojos de la industria de la tecnología están puestos en Google esta semana y no precisamente por alguno de sus anuncios o nuevas tecnologías, sino por una polémica que está siendo la más comentada en Silicon Valley.

Se trata del despido del ingeniero James Damore, quien publicó un memo de 10 páginas y 3300 palabras titulado Google’s Ideological Echo Chamber (La Cámara de Eco Ideológica de Google) en el cual critica las políticas de igualdad de género de la compañía, señalando que no son necesarias debido a que existen diferencias biológicas que determinan que los hombres serían más aptos para trabajos en el campo tecnológico que las mujeres.

Damore señala además que Google ha silenciado sistemáticamente a las opiniones conservadoras y que la discriminación positiva hecha por la empresa para alcanzar la igualdad de representación es injusta, divisiva y mala para los negocios. 

La repercusión de este memo, que se compartió de manera viral por redes sociales, terminó en el despido de Damore, por haber violado parte del código de conducta de la empresa, el cual señala que “Cada Googler debe hacer lo posible para crear una cultura de trabajo que esté libre de acoso, intimidación, sesgos ideológicos y discriminación injusta”. Esto se refiere a partes del memo en el cual Damore pide, por ejemplo, que se desmoralice el concepto de la diversidad y que, según dice en el texto “casi cada diferencia entre hombres y mujeres se intepreta como opresión hacia ellas“.

Un despido que ha sido aplaudido por los defensores de la nueva cultura de trabajo que se está imponiendo en Silicon Valley, pero también criticado por otros, como es el caso de Julian Assange, fundador de Wikileaks y uno de los principales detractores del gigante de las búsquedas.

Conocido el caso, Assange acudió a su Twitter y no solo ofreció un trabajo para Damore, sino que aprovechó la oportunidad para decir que “la censura es para perdedores”.

Los tweets de Assange siguieron, señalando por ejemplo, que “Hombres y mujeres merecen respeto y eso incluye no despedirlos por expresar sus ideas en vez de que argumentar de vuelta”

Por su parte, Sundar Pichai, el CEO de Google, interrumpió sus vacaciones para referirse al tema en un mensaje enviado también a todos los empleados de la compañía y que luego Google publicaría en su blog. Pichai hizo un llamado a los trabajadores a que no teman a expresar sus ideas, sobre todo cuando disienten, pero siempre asegurándose de no hacer que sus compañeros de trabajo se sientan juzgados.

“Nuestras compañeras de trabajo no tienen que preocuparse de que cada vez que abran sus bocas para hablar en una reunión tengan que probar que no son como el memo las describe”, dice Pichai, refiriéndose a la parte del memo en que Damore dice que las mujeres no son aptas para trabajar en tecnología por ser menos asertivas, con baja tolerancia al estrés y neuróticas.

Mientras tanto, Assange terminó su jornada de trolleo con la siguiente conversación ficticia:

Seguir leyendo