*

Auge y caída de una cuenta anónima paranoica de Twitter

10 JUL 2018 / Actualidad

Auge y caída de una cuenta anónima paranoica de Twitter

Un mensaje xenofóbico se viralizó en Twitter, pero varias denuncias dejaron al descubierto la verdad tras la cuenta responsable.


Twitter es un lugar en el que proliferan un montón de mensajes falsos que intentan pasar gato por liebre. Es algo que vemos a diario, quizás no al nivel de la masividad mayor de Facebook o las cadenas de Whatsapp, pero ahí están. De igual forma, dichos mensajes tienen una repercusión importante que se amplia con los retuits.

Tomen por ejemplo el siguiente mensaje que realizó la cuenta ‏@Ciertoperoduele, que se define como un ingeniero civil de la Universidad de Chile, “enemigo acérrimo de los inconsecuentes y los que discuten sin argumentos”.

Es decir, se trataba del típico mensaje dicho por “el amigo, del amigo, del amigo”, con un marcado mensaje de fobia a los extranjeros. Xenofobia en su máxima expresión.

Sin embargo, su responsable respondió tweet tras tweet, asegurando que todo era verídico y que inclusive sus declaraciones provenían del director del centro hospitalario de esa “conocida ciudad del sur de Chile”.

“Estuve contando una conversación peluda que tuve hoy y que podría afectarnos a todos”, agregó posteriormente, apuntando sus dardos contra el Hospital de Talco y el Hospital San José de Independencia, dos recintos que desmienten lo ocurrido.

El mensaje logró más de 500 retuits, demostrando lo fácil que es volverse viral para ese tipo discursos de odio. Más aún, dicho tipo de mensajes siempre encontrarán que alguien los avale, más allá de que no existan datos reales en sus alertas. Ahí se pueden constatar en los mensajes que recibió de regreso la cuenta.

Sin embargo, esta historia viral fue efímera. Aunque la cuenta defendía su fuente, su confiabilidad fue puesta rápidamente en duda. No solo en términos de fuentes y constatación real de dicha denuncia, sino que también en lo que concierne a la propia existencia de la persona tras la cuenta que clama repetir mensajes “ciertos pero dolorosos”.

De partida, usuarios como @MatiasRivera dejaron en claro que el avatar de la cuenta es una imagen trucada que corresponde a Leonard Steinhorn, un profesor de comunicación e historia de la American University.

En su burdo intento de crear a una persona real, el usuario detrás de @Ciertoperoduele inclusive le cambió el color de pelo al académico.

Es decir, un nuevo caso de: “te pillamos poh compadre” que posibilito lo inevitable. La cuenta eliminó su tweet que no era ni cierto ni doloroso.

Este tipo de mensajes falsos han comenzado a recibir acciones de parte de Twitter. La semana pasada informaron que la red social suspendió 70 millones de cuentas falsas en los últimos dos meses.

Las suspensiones masivas principalmente apuntan a bots y cuentas de spam, pero también hay otras cuentas falsas que están siendo suspendidas. En ese ámbito, la recomendación de Twitter es utilizar su sistema de denuncia.

Tomen en consideración que este tipo de tweets siguen la línea de difusión del miedo que siempre ha sido exitosa y que antaño tenía como mejor ejemplo aquél mensaje viral de patio de colegio que hablaba de la existencia de una fea guagua apocaliptica que nació en un Hospital del Sur y que siempre advertía que “mañana” iba a ocurrir algo feo.

Creer en este tipo de mensajes es básicamente creer en la guagua apolíptica.

Seguir leyendo