*

Avast cierra subsidiara Jumpshot tras polémica de venta de datos privados

30 ENE 2020 / Tecnología

Avast cierra subsidiara Jumpshot tras polémica de venta de datos privados

El pasado martes se confirmó que la empresa de antivirus se encontraba recopilando información de sus usuarios y la vendía a través de la filial.

Una investigación reveló que el antivirus gratuito más popular del mundo, Avast, encontraba su rentabilidad en la venta de datos. El martes se hizo público que la compañía recopilaba información privada de los dispositivos en los que se instalaban sus softwares, tanto celulares como computadoras, y las vendía a grandes empresas a través de su subsidiara Jumpshot.

Más de 435 millones de dispositivos han sido espiados por la empresa, que ha vendido datos a grandes compañías como Google, Microsoft y Pepsi, entre otros. Pero a partir de hoy el rentable mercado de la venta de información tendrá una traba para Avast, pues anunciaron en un comunicado de prensa que cerrará definitivamente Jumpshot.

La subsidiaria evaluada en $180 millones de dólares se dedicaba al marketing tecnológico y la recopilación de datos en la web, incluso de los lugares más seguros, según anuncia en su sitio web. La empresa analizaba la información y después la vendía al mejor postor, todo sin el conocimiento de los usuarios.

Estos eventos vienen después de una serie de comportamientos sospechosos, pero nunca confirmados. Por ejemplo, en diciembre Mozilla y Opera eliminaron las extensiones de Avast después de reclamos de que estaban recolectando datos a través de los navegadores. La empresa de Antivirus sólo admitió esto gracias a la investigación que salió a la luz esta semana.

El presidente de Avast, Ondrej Vlcek, quien se unió a la compañía hace siete meses, se disculpó en un comunicado distinto, en el cuál se distanció de la situación, diciendo que identificó los problemas hace un tiempo (pero no hizo mucho para cambiar las cosas).

La gravedad de estas acciones se extiende más allá de Avast y Jumpshot, ya que es una muestra del gran negocio de los datos, que usualmente tienden a invadir a los usuarios y pasa los límites de la invasión de privacidad. Empresas como Google, Microsoft, Amazon y Facebook ya han sido criticadas por el uso que le dan a la información que recopilan de sus usuarios y a quién se la venden sin el consentimiento de las personas.

La tecnología ha demostrado big data ser una gran comodidad para las empresas, pero lamentablemente sigue siendo un peligroso negocio para los consumidores.

Seguir leyendo