*

El notable final de Avengers: Infinity War es arruinado por el marketing

2 MAY 2018 / Cine

El notable final de Avengers: Infinity War es arruinado por el marketing

Marvel Studios dio pie a que el cierre de la historia no perdiese fuerza por dejar todo en un "continuará", sino por lo que ya han anunciado para su futuro. Alerta de spoilers.


fEl negocio de Marvel Studios es uno solo: adaptar superhéroes. Esa es la base de su editorial, ya que a diferencia de la competencia, no contó con un sello diferente para contar otro tipo de historias en las viñetas. Por eso es imposible pensar que su grilla de estrenos concluirá, ya que su existencia depende de la continua entrega de películas que adapten al Capitán América, Thor y todo el resto de marcas que están en su maletín.

De ahí que parte importante de la estrategia de Marvel Studios ha sido gestar una grilla de lanzamientos continuos, que fijan fechas para elevar las expectativas entre su audiencia cautiva, alimentando su “hype“. Al mismo tiempo, cumple la función de dejar en claro que su dominio de las boleterías no cesará.

Quizás el caso más emblemático se gestó en 2014, cuando el estudio guardó 10 fechas para sus lanzamientos hasta 2019. Luego, en un gran evento en un cine, reveló que su tercera fase de lanzamientos concluiría con lo que hasta ese momento era conocido como Avengers: Infinity War – Parte 2.

Ese fue el punto clave que no dejó títere con cabeza, estableciendo que el estudio liderado por Kevin Feige tiene un plan definido anticipadamente. Y es esa fortaleza lo que al mismo tiempo le resta impacto al notable final de la experiencia abrumadora de Avengers: Infinity War.

Spoilers a continuación.

El reciente coloso del estudio, que rompió todos los récords de recaudación en su estreno, cuenta con los minutos finales más jugados que podrían haber concretado. En algún momento, el mayor temor hacia los resultados narrativos de esta película apuntó a especular con un final en la línea de Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte 1, en donde el villano se hiciese del control del arma más poderosa, para dejar toda su resolución con un gran continuará.

Obviamente en Infinity War existe un “continuará”, ya que The Avengers 4 llegará el próximo año a los cines, pero este no se gesta en el sentido más lamentable de las “películas-puente”. A diferencia de esa idea, que habría dejado un sentimiento de vacío con un fundido a negro con la recolección de la última gema, la forma de tratar la historia de Thanos cierra un arco de historia.

El titán loco recolectó y cumplió su objetivo con un chasquido de los dedos, eliminando de la existencia a la mitad de seres conscientes del universo, incluido algunos de los héroes más queridos de la audiencia. Polvo eran y en polvo se convirtieron.

No hay duda que los últimos minutos de Avengers: Infinity War son muy buenos, pero inevitablemente pierde fuerza al constatar cuáles son los héroes son erradicados de la existencia. Mientras Los Vengadores originales quedaron vivos, también queda la sensación de que “el azar” que borró existencias, revisó los contratos de los actores y decidió transformar en polvo a todos aquellos que tienen secuelas aseguradas.

Es decir, un momento tan dramático como la muerte de Spider-Man es arruinado al recordar que el 5 de julio de 2019 se estrenará la secuela de Spider-Man: Homecoming. Lamentablemente, ya sabemos que su retorno está asegurado.

El aspecto del negocio de Marvel Studios, la necesidad de plantar banderas en fechas de estreno, va contra la idea que busca transmitir el relato del personaje de Tom Holland . Su frase final, la misma que ha dado pie a múltiples memes, pierde fuerza por este factor externo a la narrativa misma. Si no hubiesen anunciado la secuela de Homecoming, no hay duda de que ese momento sería aún más poderoso, inclusive para los fans que leen cómics y pueden especular con el futuro.

Más allá de los paralelos que pueden surgir desde el cómic de El Guantelete del Infinito, especialmente en lo que compete a las resurrecciones, el marketing de anunciar películas con mucha anticipación juega muy en contra. Los lectores de cómics saben que las muertes no son permanentes, salvo la del Tío Ben, pero la gracia es que nunca se sabe si la muerte se mantendrá por meses, años o décadas. En cambio, la propia estrategia de vender el “hype”, ya ha definido varias resurrecciones para el cine.

Tomen por ejemplo el caso de Los Guardianes de la Galaxia, completamente diezmados por el chasquido de los dedos de Thanos. Aunque su próxima película no tiene fecha de estreno, James Gunn ya anticipó que esa futura secuela será la última con la actual alineación de personajes.

Si Marvel Studios hubiese apostado por algo inédito, y no hubiesen abierto el tarro sobre los planes futuros de Spider-Man: Homecoming 2 o Los Guardianes de la Galaxia vol. 3, el final de Infinity War no habría perdido ni un ápice de fuerza.

Peor aún, consideren que The Avengers 4 se estrenará el 3 de mayo. Dos meses después, llegará la película del arácnido. ¿Acaso Sony, el otro estudio metido en este cuento, no lanzará tráilers de Homecoming 2 antes del estreno de la batalla final contra Thanos? ¿Qué creen que sentiremos cuando veamos que nos promocionan el retorno de Tom Holland. si este permanece aún muerto según la historia de Infinity War?

Obviamente esta no es la primera vez que algo como esto le pasa a Marvel Studios. El anuncio de sus grandes planes para la fase 3 de Marvel Studios se concretó en la antesala del estreno de Avengers: Age of Ultron, una película que perdió trascendencia una vez que se supo que un año después de su estreno llegaría la hora de Captain America: Civil War.

Es inevitable que Marvel Studios esté marcado por la imposibilidad de dejar en ascuas su futuro, ya que los accionistas de Disney no lo permitirán. Quizás por eso Kevin Feige ha sostenido que ya han tenido reuniones para definir su futuro hasta el año 2025, pero al mismo tiempo ha intentado transmitir que revelarán los planes de su cuarta fase después del estreno de The Avengers 4. Pero esa decisión llegó tarde.

Seguir leyendo