*

Uno de los mejores cómics de superhéroes del año involucra a Batman peleando al estilo UFC

19 NOV 2019 / Comics

Uno de los mejores cómics de superhéroes del año involucra a Batman peleando al estilo UFC

Un viaje a las diversas jornadas que puede enfrentar el hombre murciélago, y lo que es como personaje ficticio, aborda la historia de Batman Annual #4 de Tom King, Jorge Fornes y Mike Norton.


Batman Annual #4, el cómic que DC Comics lanzó el pasado 30 de octubre, fue definido antes del lanzamiento como “una especie de última tesis / última palabra” sobre el hombre murciélago por parte del escritor Tom King.

En ese sentido, este cómic, que es una de las mejores historias de superhéroes publicadas durante este año, aborda cómo es la vida de Batman, explorando lo que sucede en poco más de un mes, desde un 7 de marzo hasta un 24 de abril, pero reviviéndolos desde el punto de vista de Alfred Pennyworth.

Día a día, abordando qué hizo el superhéroe en cada jornada, la historia con arte de Jorge Fornes y Mike Norton establece un viaje al corazón mismo de lo que significa Batman, tanto en su aspecto como el mejor detective del mundo así como en los diversos ribetes que pueden tener sus historias, ya sea que tengan un tono noir, se sitúen en un aspecto de ciencia ficción, involucren a algunos de sus más populares enemigos o, simplemente, tenga que ayudar a una anciana perdida.

En ese sentido, Batman Annual #4 es un gran cómic, que aborda los alcances ficticios de las historias de superhéroes más locas hasta la propia naturaleza de Batman como personaje ficticio, que reluce por ser una historia contenida solo en este cómic.

Y para presentarlo, a continuación recupero uno de los segmentos de este especial, que aborda el día en que Batman decide aceptar un desafío y tener una pelea de artes marciales mixtas contra un bravucón luchador que ofrece 100 millones de dólares a la caridad solo para tener la posibilidad de pelear con el guardián de Gotham. Pero, claro, la gracia está en el por qué Batman aceptó la tarea, ya que la justicia puede tener distintas facetas.

Veánlo a continuación.

Martes, 9 de marzo.

Hace casi un año, el campeón de la UFA, Henry Feder, ofreció una bolsa de 100 millones, todo para caridad, por una posibilidad de pelear contra Batman. Y casi durante un año esta oferta fue cortésmente ignorada. Mientras el tiempo pasaba, el señor Feder repetía su farsa una y otra vez. Remarcando que era el campeón invicto en muchas clases de peso. Un maestro de cada forma de combate marcial conocido. Universalmente reconocido como el más grandioso luchador en la historia de este o, de hecho, cualquier deporte. Él fácilmente despachó a cualquier retador mientras decía que ningún hombre era merecedor de su talento. Solo un hombre quizás podría darle algunos segundos de diversión.

Cuando sus llamados burlones no fueron respondidos, el señor Feder recurrió a burlas infantiles. Dudo repetir lo que dijo ahí. Al final, tenía relación con tildar a Batman de cobarde.Él insistió que Batman era un hombre que solo dañaba a esos que eran indignos de él. Criminales sin entrenamiento ni disciplina. Y con su oferta, estos comentarios frívolos fueron legítimamente no respondidos.

Sin embargo, hace unos meses, un video del señor Feder se hizo público. Como es bien conocido, el video mostraba la crueldad del señor Feder hacia una mujer no identificada que en ese entonces era su novia. Hubo una investigación, pero todos los involucrados fueron bien pagados para mantenerse callados. Eventualmente, fue claro que el señor Feder no enfrentaría las consecuencias por sus acciones vergonzosas.

Después de la controversia, el señor Feder apareció en una conferencia de prensa nacional. Un reportero le preguntó al señor Feder si él creía que se había hecho justicia en su caso. Feder se río, haciendo algunos comentarios degradantes hacia la mujer en cuestión, luego declarando, y lo digo textual: “Yo soy Henry Feder, el campeón del mundo. Soy invencible. Soy intocable. Eso es justicia”. Al día siguiente, Batman finalmente aceptó la oferta para pelear. Por caridad.

Seguir leyendo