*

Batman es ateo

16 AGO 2018 / Comics

Batman es ateo

El más reciente número de la serie regular del hombre murciélago profundizó en las creencias de Bruce Wayne y lo que representa el héroe para su ciudad.


Tom King, como responsable de las historias de Batman, entregó esta semana uno de los mejores números del hombre murciélago del último tiempo.

En Batman #53, y como parte de un juicio en donde el actuar del héroe de Gotham está en duda, el escritor profundizó no solo en lo que significa el murciélago para su ciudad y el resto de los habitantes, sino que también exploró lo que significa para Bruce Wayne.

Spoilers a continuación.

spoiler

A grandes rasgos, el escenario del número se da en un contexto en donde el multimillonario es parte del jurado en un juicio contra Mr. Freeze. Aunque el villano – tras ser encontrado por la policía – reconoció su culpabilidad de tres asesinatos recientes, también alega que el héroe lo atacó con ultra violencia y no tuvo otra opción más que reconocerse culpable de un crimen que no cometió. Aunque Freeze se enfrentó a Batman en más de una oportunidad, ahora el murciélago era diferente. “Tuve que decir que lo hice o Batman me habría matado”, dijo el villano en un número anterior.

El problema es que el actuar de Batman estaba motivado por la decepción, el dolor que le causó el abandono generado por Catwoman en el altar, en la fallida boda que debió concretarse en Batman #50. Y Bruce Wayne obviamente lo sabe, por lo que votó a favor de la inocencia de Freeze.

En ese escenario, y como parte de la deliberación del juicio, Bruce Wayne intenta convencer a todo el resto e inicia una conversación con una jurado que es creyente y ha creído en Dios, atendiendo la misma iglesia durante 20 años. El millonario, por otro lado, explica que solía creer en el Dios cristiano en su infancia.

En el número, Wayne explica que tuvo una enseñanza cristiana, fue a la Iglesia junto a su padre y recibió lecciones. Pero tras la muerte de sus padres, se encontró sin una guía, vagó por el mundo y a su regreso a Gotham encontró a un nuevo Dios. Uno justiciero. Batman.

La historia de Tom King juega en paralelo con dos líneas argumentales. Por un lado vemos a Bruce Wayne hablando sobre Batman para el resto, pero también analizando su propia condición como el hombre tras la capucha. Mientras habla de lo que el héroe representa para esta imagen de Bruce Wayne que tiene toda la ciudadanía, también va entrelazando las imágenes de su carrera y definiendo su creencia por lo trascendente:

“Si eres un ciudadano de Gotham, entonces tu sabes… este es un lugar para monstruos. Demonios. Y ahí está él. Toda sombra es enfrentada. Todo horror es detenido. Y como ciudadanos de Gotham, vemos cómo él golpea de vuelta a los abusadores. Vemos a nuestros hermamos siendo rescatados, nuestras hermanas regresadas. Un hombre con un murciélago en su pecho nos mantiene a salvo”

Pero aunque pensó que era Dios, porque era infalible determinando la vida y muerte, eso ya no es así. Bruce Wayne lo explica en el siguiente diálogo:

“Por años puse cada parte de mi en este Batman. Porque era bueno. Lo suficientemente bueno para protegerme del dolor. Mi madre. Mi padre. Esta vida. Esta ciudad. El miedo de todo simplemente rompiéndose. Y funcionó y funcioné. Estaba funcionando. Después de tantos años, tenía algo. Algo que pensé que nunca tendría. Y después se cayó. Todo se cae. Y yo caí”.

Haciendo referencia constante al punto de quiebre que marcó su fallida relación con Catwoman, Bruce Wayne reconoce que Batman no es el Dios que pensó que era.

“El no entrega consuelo ante el dolor. No puede dar esperanza por lo eterno. No puede hacerte sentir bien por el amor que perdiste. Dios bendice tu alma con gracia. Batman golpea a la gente en la cara

Y en ese escenario, reconociendo que es solo un hombre tras una capa, entiende que culpabilizar a Freezer, especialmente porque existe el espacio para dudar del actuar de Batman al “no ser el mismo de siempre”, lo justificaría a seguir su sendero de la justicia fría. Bruce Wayne ya no cree en el Dios cristiano, creía en Batman como un Dios, pero ya no. Es solo una persona intentándolo, errando en el camino.

El número concluye con Bruce reconociendo que perdió el camino tras la debacle con Catwoman. Alfred de hecho explica claramente que Wayne sobornó para entrar al jurado y hacer cambiar la opinión del resto, porque sabe que él pudo haberse equivocado y existe la posibilidad de que Freeze hubiese sido inocente.

De ahí que el héroe ahora buscará volver a las bases. A lo que hacía en sus primeros años de carrera. Y eso implicará volver a utilizar su viejo traje, ya que ya no es capaz de usar el que portaba cuando estaba con Selina Kyle. Ahora, sin un Dios, tendrá que “recordar” quién es en realidad.

Seguir leyendo