*

Becky Lynch y Ronda Rousey deben estar en el evento principal de Wrestlemania 35

29 ENE 2019 / Wrestling

Becky Lynch y Ronda Rousey deben estar en el evento principal de Wrestlemania 35

Tras la realización del Royal Rumble, la WWE ya comenzó la ruta a su evento más importante del año y por primera vez podría ser encabezado por una lucha femenina.


En la primera edición de Monday Night Raw tras el Royal Rumble, Becky Lynch dejó en claro que su objetivo será enfrentarse a la campeona Ronda Rousey en Wrestlemania 35.

El combate, que venía rumoreándose desde hace meses, tal y como sucederá con el inevitable choque por el título Universal entre Brock Lesnar y Seth Rollins, es probablemente uno de los más esperadas de toda la futura cartelera. No solo eso, para muchos es la pelea que debiese cerrar el show más importante del año en la WWE.

Ninguna de las peleas de los títulos principales tiene la pasta ni genera la expectativa del enfrentamiento por el título femenino de RAW. Todos tienen claro que Lesnar finalmente terminará su época de campeón y Daniel Bryan, pese a tener el título más importante, sigue instalado como un acto secundario para la compañía que siempre deja a las historias de Smackdown en un segundo plano.

De ahí que ahora existe la oportunidad real para que la denominada “vitrina de los inmortales”, que la chapa que históricamente ha sido asociada a Wrestlemania, sea encabezada por una lucha femenino.

No se trataría de un enfrentamiento cualquiera, pues será una pelea entre el más importante fichaje de la compañía de Vince McMahon durante el último año, que al mismo tiempo se instaló como la novata del año, y la luchadora pelirroja que ha logrado establecerse como el personaje más popular de la actualidad.

En la historia, Rousey derrotó a Bayley tras lanzar un reto abierto para defender su campeonato, pero Lynch se anticipó a todos los anuncios y encaró a la campeona, no solo recordándole la rivalidad inconclusa entre ambas en Survivor Series, sino que también puso en duda la chapa de Rousey como la “mujer más peligrosa del planeta”.

En Wrestlemania, voy a romper tu mística, voy a tomar tu título y voy a patearte el culo frente a todo el mundo“, clamó Lynch impulsando su condición de “the Man”.

Sumen el hecho de que Rousey le costó el título a Lynch en el evento TLC y argumentos para el combate entre ambas sobran. Pero el estado parco del presente de la WWE, con rivalidades que rara vez prenden al público que asiste a los shows y que además carecen de un trasfondo lo suficientemente atractivo como para conectar con la audiencia televisiva, elevan aún más las proyecciones de un combate entre Becky Lynch y Ronda Rousey.

De hecho, si en el medio involucran, tal y como se ha rumoreado, a Charlotte Flair, tendría aún más salsa de la necesaria para convertirse en el primer enfrentamiento entre luchadoras que se instala como el evento principal de Wrestlemania.

Tanto Becky Lynch como Ronda Rousey tienen detractores, ya sea por el estilo de combate o por sus propios personajes, y reconozco que Lynch sigue sin convencerme, pero todo el último año ha servido para respaldar, validar y elevar a la división femenina que años atrás era considerado solo un mero relleno. Hoy por hoy son uno de los principales atractivos de la WWE y las posibilidades de ser opacadas, por algún fichaje sorpresa de última hora, se diluyen.

Seguir leyendo