*

La carrera “imposible” que borró a Kevin Spacey de All The Money in the World

13 DIC 2017 / Cine

La carrera “imposible” que borró a Kevin Spacey de All The Money in the World

The New York Times reveló que en solo nueve días de producción, Ridley Scott concretó la tarea más difícil de su carrera.


Un imposible. Así consideró el jefe de Sony Pictures, Tom Rothman, el plan de los productores Dan Friedkin y Bradley Thomas, validado por Ridley Scott, que proponía reemplazar en último minuto a Kevin Spacey de All The Money in the World.

Pero aunque el jefe del estudio dudaba, los responsables de la película, trabajando 18 horas diarias, lograron sacar la tarea adelante en tiempo récord.

Así lo revela un reportaje de The New York Times que profundiza en el trabajo que se realizó contra el tiempo en dos frente. Por un lado, el estreno estaba programado para la próxima Navidad, y la proyección de Sony indicaba que mover su estreno provocaría aún más daños en la recaudación, mientras que también tenían en claro que la cadena FX prepara una miniserie que abordará la misma historia.

Pero la revisión de Ridley Scott al secuestro de John Paul Getty III y la negativa de su multimillonario abuelo, cuyo rol originalmente iba a interpretar Spacey, se vio empapada por la oleada de denuncias de abuso que sepultaron rápidamente la carrera de Spacey.

La iniciativa para abordar el problema Spacey comenzó el 30 de octubre pasado, un día después de que el actor reconoció la denuncia Anthony Rapp en su contra. El pasado 7 de noviembre comenzó el plan definitivo para cambiar al actor.

Ese día se concretó la reunión con Christopher Plummer, quien aceptó el rol tras leer el guión y comenzó rápidamente el trabajo de preparación, aunque los productores se evitarían el trabajo de maquillaje que implicó la transformación de Spacey para dar vida al viejo Getty. Lo que vino a continuación fue, según califica el NY Times, una tarea “que nunca antes se había intentado en Hollywood”.

El trabajo involucró revisar la película en tiempo récord, reunir al elenco involucrado en las 22 escenas que serían refilmadas, re-editar las secuencias e inclusive modificar la campaña de marketing en último minuto, pese a que su gancho principal hasta ahora había sido la participación del ahora vilipendiado protagonista de House of Cards. Una labor para evitar mover su estreno ya fijado para el 22 de diciembre.

Todo concluyó en solo nueve días, en una estricta agenda de filmación en locaciones que evitó la reconstrucción de sets. Y dicha labor ciertamente es impresionante considerando que un trabajo de esa envergadura habría demorado como mínimo un mes en una producción normal. “Puedes sentarte aquí y dejar que algo te mate o puedes hacer algo. Yo hice algo“, explicó Ridley Scott.

El reportaje también revela que el director no le dijo a Kevin Spacey que estaba siendo reemplazado, ya que este último no lo contactó para discutir las denuncias en su contra. “Un llamado telefónico habría sido bueno, al comienzo estaba desilusionado y luego estaba enojado”, recalcó Scott.

También revelan que el contrato de Spacey no prohibía su reemplazo, aunque puntualizan que se le pagó por su trabajo realizado en el set antes de la debacle. Por su parte, Plummer agradeció a su entrenamiento en el teatro a la hora de no tener problemas para recordar sus líneas de diálogo en un trabajo que implicó tanta premura.

En definitiva, Christopher Plummer esta semana fue nominado a los Globos de Oro por su trabajo, luego de que la prensa extranjera vio una versión inicial de la película con su trabajo en reemplazo de Spacey, mientras que el estreno de la película finalmente está fijado para el próximo 25 de diciembre en Estados Unidos.

Seguir leyendo