*

Brock Lesnar arrasó con Roman Reigns a punta de F5

9 ABR 2018 / Wrestling

Brock Lesnar arrasó con Roman Reigns a punta de F5

Todas las apuestas estaban a favor de una caída del campeón Universal. "La Bestia", sin embargo, arrasó con el elegido de la WWE.


Durante todo el último año estuvo claro que el plan de Vince McMahon era sellar el evento principal de Wrestlemania 34 con un combate entre Brock Lesnar y Roman Reigns. Fue algo que se repitió en sitios especializados y que continuamente fue ratificado por cómo avanzó la historia de la compañía.

Lesnar, campeón Universal, se mantuvo con el título durante todo un año, mientras que Reigns tuvo múltiples rivalidades, llegando a perder en el camino, pero nunca estuvo en duda su condición de “nuevo elegido” de la WWE. Sobre sus hombros sustentarán a toda la compañía y la victoria ante The Undertaker el año pasado, fue lo que terminó ratificando esa opción.

Pero los fans no estaban contentos. Por un lado, hace un par de años, ambos ya se enfrentaron en un 1 a 1 en un evento principal de Wrestlemania. Asimismo, los fans han resistido a Lesnar por su condición de luchador part-time, solo defendiendo su título en contadas ocasiones durante el año.

Claro que ninguna pifia contra Lesnar se iguala a lo que recibía Reigns, quien es resistido porque los fans sientes que no se ganó el lugar que le han dado. Puede no ser un mal luchador, puede llegar a tener grandes peleas, pero actualmente es el mayor representante del “síndrome” que ya sufrió John Cena.

Y por eso hubo abucheos durante todo el combate en su contra, también por eso pocos lo querían ver ganar y se celebró efusivamente el F5 contra la mesa.

Pero nadie se esperaba que Brock Lesnar ratificase su victoria tras aplicar un sexto F5, haciendo caer contra un rival que parecía que no caería ni aunque lo arrollase un camión y que tenía todas las apuestas a su favor.

No obstante, pasó. 1, 2, 3. Todas las apuestas, la idea de que el resultado era conocido desde hace más de un año, se fue por el desagüe. Lesnar ratificó su condición como la superestrella a la que WWE realmente le pone las fichas.

Y lo hizo superando precisamente al otro luchador que también había logrado derrotar a The Undertaker

Lo que queda es la postal de un Reigns sangrando, dándolo todo, como símbolo de la que compañía está intentando validarlo, demostrando que no le están dando todo en bandeja de plata.

Y por eso la jornada terminó con la música de Roman Reigns y con el luchador cabizbajo. No obstante, está por ver si esa vendida de pena será comprada por los fans.

 

Seguir leyendo