*

Codelco, la alharaca parlamentaria y el pago justo a Hervi

8 JUN 2017 / Actualidad

Codelco, la alharaca parlamentaria y el pago justo a Hervi

Las antorchas se encendieron, dejando en el fondo un discurso que tilda de "peculiar" la labor de un artista y se minimiza al humor.

No faltaron los gritos en el cielo ante la revelación de la Contraloría, impulsada por una petición de parlamentarios, respecto a un gasto realizado por Codelco.

La entidad fiscalizadora reveló que entre julio de 2013 y febrero de 2015 la cuprífera gastó 20 millones de pesos por una serie de tiras cómicas realizadas por Hernán Vidal, más conocido como Hervi. Las viñetas de humor creadas por el dibujante fueron utilizadas, según argumentó la empresa en un comunicado, “en distintas plataformas de comunicaciones internas“.

“El objetivo de este encargo fue apoyar distintas campañas de prevención de riesgos, de cuidados con el agua y los insumos, de mejoramiento de las relaciones laborales”, reveló la empresa. También aclaró que la relación con el artista, que trabajó para diversos medios, se extendió por más de una década. El contrató fue cesado “invocando razones de reducción de costos y la necesidad de concentrar nuestros recursos en temas absolutamente ligados al ámbito comercial y de negocios”.

En Tarreo sostuvieron que la empresa estatal gastó el dinero “en creación de memes” y en El Dinamo hablaron de que se crearon “sitios web de humor”, demostrando un nulo conocimiento a la hora de abordar elementos que forman parte del mundo del cómic.  No fueron “memes” ni “sitios web de humor”.

En tanto, en El Mostrador se enfocaron en la arista política al recordar que Nelson Pizarro, presidente de Ejecutivo de Codelco, alegó en el pasado que “no hay ni un puto peso” en la empresa. Ese es el foco que cuestionan los parlamentarios, entre los que se incluye Juan Luis Castro (PS), quienes solicitaron la información tras una indemnización de $500 millones de pesos realizada a un ejecutivo. Por eso buscan impulsar una comisión investigadora.

Pero en el trasfondo también dejan entrever la idea de que el gasto es excesivo. Castro calificó el hecho como un “sui géneris”, una peculiaridad. Es decir, implícitamente sostienen que aún cuando el objetivo tiene un rol de comunicaciones internas, sea el que sea, no se debería pagar esa suma a un artista de cómics por sus viñetas de humor.

El pago justo

De acuerdo a Codelco, “el monto señalado es el acumulado entre julio de 2013 hasta febrero de 2015, por más de 130 trabajos (es decir, se pagó un valor aproximado de $150 mil por pieza)”.

En otras palabras, durante los 19 meses de trabajo, Hervi recibió mensualmente un millón 50 mil pesos aproximadamente. Lo que hay que tener en claro es que Codelco definió que ese era el monto apropiado.

Más allá del otro debate que puede surgir respecto a qué tanto debiese gastar una empresa tan grande cómo la cuprífera en materia de comunicaciones internas, en el fondo de la discusión también existe un menosprecio a la labor de un artista. Sí, Hervi trabajó para una empresa y no fue un trabajo publicado, pero eso no es una merma. No por ello su trabajo fue menos profesional.

Además, esta no es la primera vez que existe una relación entre Codelco y los cómics. En el pasado, el escritor Francisco Ortega y el dibujante Nélson Dániel fueron parte de la creación de Cobre, un superhéroe que buscó “acercar el metal rojo a las personas y difundir sus propiedades”.

Y este tipo de casos no son únicos. Recientemente se dio a conocer que la alcaldía de Seattle está ofreciendo $80 mil dólares a un artista para hacer una novela gráfica sobre la planta de vapor de Georgetown.

Quizás para Chile parece excesivo pagar $150 mil por la creación de humor gráfico, pero este país no es norma. Salvo contadas excepciones, los dibujantes de cómics, ya sea de tiras cómicas o historietas, no viven solo de las viñetas que ilustran. No existe industria y los creadores catalogan de éxito a cómics que alcanzan ventas ínfimas a la sombra del hambre del público por Batman, Deadpool o The Avengers.

Por eso todo este tema lo sintetizó de gran forma Daniel Villalobos. al afirmar en Twitter que: “La ‘denuncia’ de la pega de Hervi en Codelco reitera lo obvio: en Chile se cree que hacer humor no es trabajo ni debería costar nada. Y los mismos congresistas que alegan por la plata pagada a Hervi ni parpadean por la plata pagada a docenas de vendehumos CasaPiedra style“.

Si además hablamos de humor gráfico, peor: poco menos que creen que el dibujante tiene que cobrar tarifas de caricaturista de plaza. ‘Es que en Chile hay cosas más urgentes que pagar por caricaturas’. Hay plata para hacer paradas militares, déjense de huevear“, finalizó.

Seguir leyendo