*

Con spoilers: ¿Por qué The OA es un penal perdido?

17 ENE 2017 / Reseñas

Con spoilers: ¿Por qué The OA es un penal perdido?

¿Qué tiene de bueno The OA? ¿En qué se arriesga y en qué juega con nuestros sentimientos? Lee nuestra reseña con spoilers acá.

El canto en redes sociales ya se hizo unánime: como en un momento fue con Stranger Things, hoy es con The OA. No puedes estar fuera de los comentarios, las quejas si publicas algo que sucede en un episodio o simplemente ves pasar los memes y GIF que aparecen.

Con el tiempo, Stranger Things superó sus propios fantasmas (sobre todo los de la medianía de la serie) y se transformó en uno de los productos de mejor factura en 2016.

La opinión general, al menos en redes sociales, es que debes ver The OA, la serie de moda que cuenta la historia de una mujer que aparece tras siete años perdida: se fue ciega y añorando a su padre (un ruso que la envió a Estados Unidos para protegerla), y volvió sanada de la vista y buscando a “Homer”, uno de sus móviles en la trama.

Los momentos brillantes de OA son pocos. Un comienzo prometedor con el misterio de Prairie (Brit Marling) lanzándose desde un puente, sobreviviendo a la hipotermia y olvidando quienes son sus padres da paso al desarrollo de la clásica trama gringa de pueblo y personajes arquetípicos. Cinco acompañantes ayudan a “OA” a transmitir su historia y lo aprendido durante siete años encerrada.

¿Por qué “The OA”? Se supone que la protagonista es el “Ángel Original”, suerte de deidad inmortal que posee no solo la habilidad de sanar personas sino también la de “revivir” constantemente tras las torturas que sufrió por el personaje mejor interpretado en la serie: su captor.

El menjunje de tramas que no logran despegar -los niños del pueblo y su profesora-, la absurda obsesión de la mujer por revelarle a medio mundo su secreto menos a su familia y los cabos abiertos o escenas de múltiples interpretaciones están a la orden del día en The OA y no siempre son necesarias.

¿Por qué accede al cuestionario de un funcionario del FBI? ¿Por qué busca a Homer y desiste de la búsqueda de su padre? ¿Por qué resucita infinidad de veces y no la única que se supone era importante que lo hiciera? ¿Por qué la serie nos presenta personajes que dejan de importarle tan pronto cuando se tienta en seguir con el “desarrollo” de las aventuras de la protagonista? ¿Por qué al final, tras mostrarnos un mundo de deidades indúes, magia y coreografías místicas, se juega por una ambigüedad que resulta insultante?

El final, tras nueve horas de ir y venir entre un mundo onírico, pesadillas con sangre de nariz como resultado y revelaciones sobre el futuro, nos deja sintiendo que la serie es en muchos momentos muy arriesgada y en otros, mezquina, como queriendo sacudirnos para luego decirnos que todo fue un truco. Un penal que se lanza bien, todo indica que entrará al arco, pero termina adornando el salón de algún aficionado que atrapa el balón en las gradas.

Seguir leyendo