*

Corte de agua: ¿Es necesario bañarse todos los días?

27 FEB 2017 / Actualidad

Corte de agua: ¿Es necesario bañarse todos los días?

Pista: Especialistas sostienen que no es necesario ducharse a diario.

El corte de agua en la Región Metropolitana ha provocado diversos problemas para la ciudadanía: carencia de agua para cocinar, también para limpiar el retrete, lavar la ropa o cepillarse los dientes.

Pero ante las altas temperaturas que generan mayor sudor, una de las principales preocupaciones radica en la necesidad de ducharse para ir a trabajar, estudiar o simplemente ir a comprar. “Andar con el traste limpio”, como diría la abuelita.

¿Pero es tan necesario una ducha diaria? ¿Cuánto tiempo debe pasar entre ducha y ducha?

Un santiaguino promedio emocionado una vez que vuelva el agua

Diversos especialistas, especialmente los dermatólogos, sostienen que la ciudadanía se ducha más de lo necesario y que el ritual solo tiene relación con las normas sociales y una decisión estética. Que las empresas nos vendieron la publicidad y las narices se fueron moldeando para volverse más sensibles a olores que antaño no eran molestos.

Lo importante en términos de higiene, afirman, radica en que una ducha no implica estar más limpios. Repito: Por ducharse no se está más libre de las bacterias.

De hecho, existen estudios científicos que indican que los jabones antibacteriales y otros productos de limpieza, no tienen ninguna incidencia en la prevención de síntomas infecciosos. Usar un jabón común y corriente es tan efectivo como dedicar más tiempo a una exfoliación y todas las pescadas estéticas que implican más gasto.

Pero aunque el punto principal ante la actual carencia de agua es el hedor, y que no sea molesto respirar, el exceso de duchas con agua caliente también eleva el riesgo de que la piel seca se irrite y abra espacio para el ingreso de gérmenes. Inclusive se aumentan riesgos cardíacos.

De este modo, ducharse a diario hasta puede ser malo para la salud. Perfectamente se pueden bañar cada dos o tres días.

Sin embargo, ante la necesidad estética, y de evitar pasar malos ratos a las narices del resto de conciudadanos, se puede hacer uso de una toalla húmeda con jabón, o toallas de limpieza facial, para remover las bacterias que causan el mal olor en las partes clave del cuerpo. Es decir, limpiarse la cara, axilas, pliegues de los senos, genitales o el trasero.

Lo claro es que aún con eso, si no se cambian de ropa interior a diario, no hay mucho que hacer. Ahí el problema realmente no es la falta de agua.

Seguir leyendo