*

La insólita petición para cancelar Far Cry 5

30 MAY 2017 / Videojuegos

La insólita petición para cancelar Far Cry 5

Un grupo llamado Gamers United rechaza el último título de Ubisoft, cuyos villanos principales son una secta religiosa del estado de Montana

A menos de una semana de su presentación en sociedad y quedando cerca de 9 meses para su salida al mercado, un grupo de activistas de Internet, que se hacen llamar Gamers United acudió a Change.org -el sitio por excelencia de los ociosos digitales- para crear una petición dirigida directamente a Ubisoft para cancelar el Far Cry 5, un juego cuya temática principal es colocar de enemigos a la parte más conservadora de Estados Unidos: los fanáticos religiosos.

La demanda de este grupo es que Ubisoft debe cancelar el título, o bien, realizar algunos de los cambios sugeridos por este grupo, como por ejemplo cambiar los villanos por “algo más realista”, como grupos islámicos o pandillas de la ciudad. También piden alterar la raza del grupo liderado por Joseph Seed, quienes son todos blancos y de ojos claros, para agregar “un par de personajes negros o mexicanos” y así no herir la sensibilidad de tan solo un grupo.

Incluso, en la petición más absurda de todas, aconsejan cambiar la locación del título para que este pueda venderse en Estados Unidos. “Entendemos que en Francia el Anti-Americanismo vende, pero en estos tiempos en nuestra tierra, no hay nada más importante que ser Americano“, señala la carta, para luego sugerir que se haga una versión exclusiva para Estados Unidos donde el juego transcurra en Canadá.

Por el tono en el que está escrita esta petición, no se descarta que sea una parodia realizada por algún grupo de internet o incluso, un viral creado por la propia Ubisoft, considerando que estamos a semanas de que se realice el E3 y no hay mejor publicidad que tener a un grupo de nacionalistas estadounidenses con carteles protestando por un juego. Aunque por como están las cosas en la tierra del tío Sam, que sea una petición real tampoco puede descartarse.

Seguir leyendo