*

#CrónicasLechonas: In-n-Out: La hamburguesa ganadora de los Globos de Oro

8 ENE 2018 / Reseñas

#CrónicasLechonas: In-n-Out: La hamburguesa ganadora de los Globos de Oro

Esta clásica hamburguesa californiana se ha convertido en un manjar imperdible al que ni actores ni actrices pueden negarse. Y te contamos por qué.


Tras las cámaras, los flashes, el glamour, las alfombras rojas y la solemnidad con la que cada año se nos vende la gala de premiación de lo Globos de Oro, uno podría pensar que la celebración tras llevarse uno de los galardones entregados debería estar a la altura. Uno piensa inmediatamente en caviar, champaña, wagyu y todos los clichés que la misma industria del entretenimiento nos ha enseñado a esperar de ellos mismos.

Pero, la realidad es otra, y tal como nosotros lo haríamos tras recibir un diploma de mejor compañero, por aprobar todos los ramos de un semestre o después de terminar de pagar el CAE, en lo primero que pensamos es en ir a celebrar con un buen, delicioso y sobre todo barato plato de comida chatarra.

Al menos eso es lo que ayer hicieron dos de los grande ganadores de la ceremonia de anoche. Guillermo del Toro, por ejemplo, tras llevarse el galardón como Mejor Director por su trabajo en The Shape of Water, subió esta foto a su Twitter en donde compartió su lugar de celebración post-evento: un local de la famosa cadena de hamburguesas In-N-Out.

Curiosamente, la misma cadena fue elegida por Eric Wareheim, quien acompañó a su amigo Aziz Ansari, el ganador de Mejor Actor en una Serie de Comedia o Musical a buscar una hamburguesa. ¿Dónde? En la misma cadena a la que fue Del Toro.

After Party. #bigbudlilbud #doubledouble

A post shared by Eric Wareheim (@ericwareheim) on

Y es que tal como nos muestra esta galería de TMZhay algo que al parecer tienen de especial estas hamburguesas, que las hacen tan apetecidas no sólo por los famosos, sino que también por el resto del mundo. Y es que el placer de comerse una hamburguesa del In-N-Out es una de las razones por las que vale la pena visitar la costa oeste norteamericana.

La cadena del clásico logo con la flecha amarilla y letras rojas -convenientemente parecido al de McDonalds, hay que decirlo– es toda una institución en lo que se refiere a la comida chatarra californiana. Fue fundada en 1948 y desde ese entonces ha expandido su imperio por la costa oeste de Estados Unidos. Son una empresa más bien localista, y no fue hasta la década de los 90 en que comenzaron a expandirse a otros estados cercanos como Arizona o Texas.

La empresa se siente bien dominando su vecindario, así como en el otro lado del país, Five Guys compite con otras cadenas locales como Shake Shack por el dominio del paladar.

Y esa es quizás una de las gracias que ha sabido mantener la cadena: en todo este tiempo, solo han abierto 329 locales en Estados Unidos, algo muy lejano a la ambición de la cadena de los Arcos Dorados, considerando Ronald McDonald ya dice presente en más 36 mil locales alrededor del mundo.

La menos presencia asegura, entre otras cosas, calidad en el servicio. El sabor de In-N-Out se ha mantenido consistente a través de las décadas y además, a un precio increíblemente bajo.

Eso que ven arriba es la Double-Double, la hamburguesa estrella del recinto, lo que si o si debes pedir si algún día tienes la suerte de entrar a través de esas puertas celestiales. La Double-Double incluye dos hamburguesas de vacuno acompañadas de su respectiva lámina de queso derretido, cebolla, lechuga, tomate y, por supuesto, una salsa misteriosa cuya receta no ha cambiado desde 1948 (pero que básica es ketchyup, mayonesa y pepinillos picados). Más simple imposible. Pero lo que importa acá es la ejecución, y en In-N-Out es simplemente perfecta.

Pero hay algo en esa hamburguesa que no les mencioné, y que es quizás lo más atractivo de este local. Cuando uno ve el menú, como aparece en la foto de Del Toro, llama la atención la poca variedad de cosas en el menú. A diferencia de todas las otras cadenas donde las pantallas del mesón te marean con un desfile de combos, ingredientes, precios y calorías, el menú de In-N-Out es sorpresivamente simple. Y la razón de esto es porque el verdadero menú se oculta detrás de un código que ha sido pasado de generación en generación.

Bueno, quizás era así antes, ahora esa información está a disposición de todos en el sitio web de la cadena, pero el menú secreto de In-N-Out hace que se sienta como una suerte de cofradía centrada en la grasa y el azúcar.

Por ejemplo, puedes pedir tu orden Animal Style y esta vendrá con una hamburguesa cocinada con mostaza, pepinillos y cebolla grillada, además de los ingredientes que ya tenía previamente. O puedes pedirla Protein Style, donde se reemplaza el pan de la hamburguesa por lechuga. O quizás quieras probar suerte con una 4×4, un sandwich con cuatro hamburguesas y cuatro láminas de queso. Hay otras combinaciones menos conocidas que incluso te permiten quitarle el pan a la hamburguesa, o hacerla más picante.

Lo peor de toda esta historia es que, cada cierto tiempo, en Chile se instala por un día una tienda de In-N-Out que, literalmente, sirve solo por media tarde. En un momento se pensó que sería una prueba para expandir la marca, pero en realidad es una práctica que se realiza a nivel mundial para crear conciencia sobre la marca.

Y es que hay que la vida es injusta, y si Los Ángeles es la tierra donde los sueños se hacen realidad, merecían tener una hamburguesa sencilla, masiva, pero extraordinariamente deliciosa y merecedora de cualquier premio. Y es que la verdadera reina de Hollywood no es tan inalcanzable como uno lo imagina. Y siempre, pero siempre, se pide Animal Style.

Seguir leyendo