*

La “cuna de la humanidad” en realidad es más grande de lo que se creía

30 NOV 2018 / Cine

La “cuna de la humanidad” en realidad es más grande de lo que se creía

Herramientas de 2,4 millones de años encontradas en Argelia revelan nuevas pistas sobre la expansión de los primeros homínidos en África.


El yacimiento de Ain Bucherit ubicado en la región de Ain Hanech, Argelia, fue el escenario de un importante hallazgo que podría cambiar para siempre la forma de entender a los primeros  homínidos en África.

Por décadas se ha creído que la zona de África Oriental es la “cuna de la humanidad”, desde donde surgieron nuestros primeros antepasados quienes poco a poco comenzaron a desplazarse por el resto del contiene y el mundo.

Sin embargo, un equipo de científicos encabezado por Mohamed Sahnouni, arqueólogo del Centro Nacional de Investigación sobre la Evolución Humana (CENIEH) de España, halló piedras talladas y huesos de animales con marcas de cortes, que demuestran que los primeros humanos y sus herramientas toscas ya había llegado norte de África hace 2,4 millones de años.

Esto es 600 mil años antes de lo que se pensaba que los humanos habían llegado a ese sector de África.

Estos artefactos encontrados por los investigadores fueron fabricados con caliza y sílex, elementos que están disponibles naturalmente en esa área, y entre sus detalles incluyen cantos tallados como choppers, poliedros y subesferoides, además de algunas herramientas de corte que aparentemente eran usadas para procesar cadáveres de animales.

Por su forma, estos instrumentos parecen ser típicos de la tecnología lítica olduvayense, situada entre 1,9 a 2,6 millones de años atrás en África Oriental, pero los restos de entre 24, y 1,9 millones de años hallados en Ain Bucherit presentan algunas variaciones que llevan al equipo investigador a guiar su estudio publicado por la revista Science en otra dirección.

“La industria lítica de Ain Boucherit, que es tecnológicamente similar a la de Gona y Olduvai, demuestra que nuestros antepasados se aventuraron en todos los rincones de África, no sólo en su parte oriental. La evidencia de Argelia cambia la visión anterior de que África Oriental es la cuna de la humanidad. En realidad, toda África ha sido cuna de la humanidad”, dijo Mohamed Sahnouni, investigador a cargo del proyecto, a SINC.

Pese a que en Ain Bucherit no se encontraron restos humanos de la misma época, los huesos de animales hallados junto a las herramientas ayudaron a los investigadores a determinar otro aspecto de la vida de estos homínidos.

Los huesos animales encontrados en el yacimiento tenían marcas de corte y percusión asociadas in situ con las herramientas líticas, lo que a juicio de los investigadores “muestra inequívocamente que los homínidos ancestrales aprovechaban la carne y la médula ósea de los animales de todos los tamaños y las partes esqueléticas”.

“El uso eficaz de herramientas líticas con cortes afilados en Ain Boucherit sugiere que nuestros antepasados no eran meros carroñeros. No está claro en este momento si cazaban o no, pero las pruebas demuestran claramente que estaban compitiendo de forma exitosa con los carnívoros y que gozaban del acceso prioritario a la carne de los animales”, señaló Isabel Cáceres, tafónoma del Instituto Catalán de Paleoecología Humana.

A la luz de estos hallazgos el principal desafío a futuro para los científicos es determinar quiénes fabricaron estas herramientas, para lo que el equipo investigador ya tiene algunas hipótesis.

“Los homínidos contemporáneos de Lucy, de aproximadamente 3,2 millones de años, probablemente deambulaban por el Sáhara, y sus descendientes podrían haber sido los responsables de dejar los restos arqueológicos ahora descubiertos en Argelia, que son casi contemporáneos de los de África Oriental”, dijo Sileshi Semaw del CENIEH a SINC.

En ese sentido, Semaw explicó que “las próximas investigaciones se centrarán en la búsqueda de fósiles de homínidos en los yacimientos cercanos del Mioceno y el Plio-Pleistoceno, en busca de los fabricantes de utensilios e incluso de herramientas líticas más antiguas”.

Seguir leyendo