*

Daniel Bryan regresó al ring con un victoria y la WWE es mejor por eso

8 ABR 2018 / Wrestling

Daniel Bryan regresó al ring con un victoria y la WWE es mejor por eso

El más carismático luchador de la WWE hizo rendir a Sami Zayn, volviendo al sitial que se merecía después de los últimos años de retiro forzado.


El dramático crimen cometido por Chris Benoit, y las múltiples demandas que impulsó ese hecho por parte de ex luchadores que cuestionaron a la WWE por el tratamiento que daba a las contusiones en el pasado, dieron pie a que la compañía elevará notablemente sus estándares de salud.

Si un luchador no superaba exámenes, no habría luz verde e irremediablemente se cortaban carreras con anticipación. Fue lo que pasó con Edge, quizás uno de los luchadores más importantes de la última década, y también lo que afectó a Daniel Bryan.

Pero ese último caso fue aún más dramático, ya que aunque la superestrella categoría R se retiró siendo campeón, debido a una grave lesión, Bryan al momento de su alejamiento del cuadrilátero estaba en lo más alto de la compañía.

A pura garra, dio vuelta los dictámenes de Vince McMahon. El apoyo de la gente era tan grande, que la WWE tuvo que enmendar sus errores y darle todo el foco que se merecía. Y la fuerza de los gritos de “Yes, Yes, Yes” era tan apabullante, que la juventud de Bryan solo anticipaba que grandes cosas estaban por venir.

Lo que sucedió hace solo un par de semanas, cuando Daniel Bryan reveló que finalmente recibió el alta médica, y que ya no existía riesgo para presentarse sobre un ring, fue quizás el suceso más relevante de todo el año en la WWE. Daniel Bryan podía volver a luchar y las historias en Smackdown dieron pie a una sola decisión lógica: que hiciera equipo con Shane McMahon y se enfrentasen al dueto más odiado del momento: Kevin Owens y Sami Zayn.

Quizás por eso lo que sucedió en Wrestlemania 34 fue tan emocionante. Daniel Bryan se volvió a presentar sobre un ring, la gente respondió como se esperaba ante una estrella tan carismática como el barbón y el ambiente que se generó fue ideal para celebrar el retorno de un tipo tan talentoso como el ex campeón de la WWE que alguna vez pensó que no volvería a pisar un cuadrilátero.

Asimismo, Owens y Zayn fueron el complemento perfecto para elevar este retorno. Con sus carreras en juego, ya que si perdían eran despedidos, ambos excelentes luchadores se plantaron impulsados por el odio de su historia reciente, para darle el sazón ideal a una pelea en donde los gritos de “YES, YES, YES” dibujaban sonrisas por montones.

Por eso el foco siempre fue Daniel Bryan, quien logró la victoria para su equipo, cortó la historia de los tipos más odiados de Smackdown y puso el broche de oro con una llave ante la cual Zayn no tuvo otra sino más que rendirse.

A grandes rasgos, esta presentación fue una fiesta de bienvenida para un luchador que hizo mucha falta durante los últimos años y que nuevamente puede retornar para clamar su lugar en lo más alto en los próximos meses.

Ante eso, solo nos queda volver a levantar los brazos y gritar la palabra favorita del luchador más carismático de la WWE.

 

Seguir leyendo