*

De la escuela de Gonzalo Jara: El aniversario 34 del “Dedo Huacho” de Hugo Solís

31 MAY 2017 / Deportes

De la escuela de Gonzalo Jara: El aniversario 34 del “Dedo Huacho” de Hugo Solís

En mayo de 1983, Rangers goleó a Colo Colo por la Copa Polla Gol. Ese partido aún es recordado en Talca por la boleta, por las 21.854 personas que llegaron a un estadio que como mucho hizo 17 mil, y por el "cariñito" a Severino Vasconcelos.


Por la Copa Polla Gol de 1983, Rangers goleó a Colo Colo por 5-2 en el Estadio Fiscal de Talca. Ello ocurrió el 29 de mayo de ese año, y aquella boleta a los albos de hace 34 años aún es recordada en la capital de la Región del Maule por varias razones.

La primera es obvia: el resultado. Tomando en cuenta que hoy el equipo rojinegro alista su cuarta temporada en el pantano de la Primera B, este tipo de triunfos pasados ante los “grandes” cobran hoy verdaderas dimensiones de gesta. Como para feriado regional.

Otra razón es es el público. Aquel día, al recinto deportivo de la alameda talquina llegaron 21.854 espectadores controlados, en un estadio cuya estructura pre-bicentenaria llegó a tener como capacidad máxima a 17 mil personas ¿Por qué? Era tanto el fanatismo de la época que los dirigentes habilitaron graderías desmontables detrás de cada arco para que ingresara más público.

Y como si fuera poco, este partido -cuyo árbitro fue Néstor Mondría- es rememorado por un acierto fotográfico que fue revivido tras el famoso dedo de Gonzalo Jara a Edinson Cavani en la Copa América de 2015.

EL DEDO HUACHO

Ese día, Rangers saltó a la cancha con Antonio Muñoz; Santiago “chago” Oñate, Juan Carlos “pera” Hernández, Atilio Herrera y Juan Ubilla; José “coto” Acevedo, Hugo “cabezón” Solís, Pablo Prieto (el único ex futbolista profesional que ha llegado a ser diputado), Mario Espinoza; Rubens Nicola (Eduardo Fabres) y Luis González (Mario Cerendero). El técnico era Orlando Aravena.

El once de Colo Colo que Pedro García alineó ese día fue con Julio Sepúlveda; Lizardo Garrido, Leonel Herrera, Oscar Rojas y Alfonso Neculñir; Raúl Ormeño, Eddio Inostroza, Severino Vasconcelos, Luis Miranda; Carlos Caszely y Horacio Simaldone.

Rangers le dio un baile a Colo Colo, cuya desesperación ante el dominio piducano se reflejó en las expulsiones de Caszely, Neculñir y Garrido. Los goles ranguerinos fueron anotados por Nicola (2), González (2) y Espinoza. Los descuentos fueron de Simaldone y Ormeño.

Hugo Solís Palacios, uno de los titulares ese día, es considerado como uno de los máximos referentes históricos de Rangers. Pese a que nació en Iquique y que jugó en varios clubes (Universidad Católica, Colo Colo, Wanderers, Ñublense, Deportes Iquique, Cobreandino, entre otros), se identificó como un aguerrido mediocampista rojinegro… aunque eso de “aguerrido” era poco.

Además, Solís más tarde fue entrenador de Rangers y artífice de dos retornos a Primera: 1988 y 1993, ambos como campeones de la Segunda División.

Junto con su aplicación en la cancha, técnica y alta capacidad para llegar al gol, el “cabezón” Solís era considerado un jugador mañoso. En los tiempos en que no existían tantas cámaras de televisión, aprovechaba los descuidos de los árbitros para dar codazos y “cariñitos” varios a sus adversarios.

Sin embargo, en ese partido ante Colo Colo no pudo eludir a un fotógrafo de la época, que le retrató su mayor gracia: en medio del césped, no encontro nada mejor que introducir sus dedos a Severino Vasconcelos, con el fin de desconcentrarlo.

En Talca, a ese episodio se lo denominó como “dedo huacho”, y fue la primera referencia tras el dedo de Jara a Cavani en la Copa América 2015. En la actualidad, Solís reside en La Serena, donde trabaja en su escuela de fútbol.

Hugo Solís es el primer parado de izquierda a derecha.

Seguir leyendo