*

Del recuerdo: El día en que Maradona se probó en San Luis de Quillota

12 MAY 2017 / Deportes

Del recuerdo: El día en que Maradona se probó en San Luis de Quillota

"Las chicas de mi barrio preguntaban por el apellido y se acercaban bastante", decía hace 10 años a La Tercera el protagonista de esta peculiar historia.


No es una broma. Ocurrió. Y hay fotos de ello: Maradona se probó en San Luis de Quillota. “Llegué a Chile gracias a Miguel Angel Pecoraro. El me vio jugar en Argentina y me recomendó en San Luis, donde tiene amigos”, decía a La Tercera en marzo de 2007.

Bueno, usted no será tan inocente de creer que será Diego Armando… la historia le pertenece a Sergio Maradona, quien hace una década y con 18 años arribó desde las inferiores de Newell’s Old Boys a la ciudad de las paltas y chirimoyas en busca de una oportunidad en la Primera B de nuestro fútbol. “Soy un delantero que le gusta encarar, de mucha velocidad y técnica”, se presentaba en aquella oportunidad.

Obviamente, la pregunta era obvia: ¿Tendrá algún parentesco con el retirado jugador que deslumbró al mundo con el gol a Inglaterra en México 1986?

“La verdad es que no tengo idea. Nunca me he fijado en eso. Lo único que sé es que mi abuelo es de Corrientes, al igual que el suyo. Pero nunca he preguntado. Llevar el apellido Maradona es un honor por ser el mismo de Diego. Pero es una carga en el fútbol pues todos empiezan a compararme con él. Pero yo trato de buscar la consagración por mis condiciones y no por el apellido”, aseguró.

Según él, “las chicas de mi barrio preguntaban por el apellido y se acercaban bastante. Cuando viajaba, siempre me consultaban por algún vínculo con Diego, pero en Rosario, mi ciudad, paso inadvertido”.

Como si fuera poco, Sergio Maradona reconoció que en las cadetes rosarinas fue compañero de Lionel Messi: “Yo era su acompañante en delantera. Y pese a mis características, ser veloz, goleador y técnico, la figura siempre fue él”.

Sergio Maradona alcanzó a disputar un amistoso con los chirimoyeros, pero no fue suficiente para fichar en San Luis. La mitología dice que el técnico lo aprobó pero sus pretensiones económicas eran demasiado altas.

DATO: Diez años después de esta historia, Sergio Maradona se presentó a prueba en el Guabirá de Bolivia, ahora como mediocampista. Eso sí, en diez días fue incapaz de convencer al técnico Víctor Hugo Antelo. Entremedio, defendió clubes del ascenso de Argentina y México.

Seguir leyendo