*

Ex empleado demanda a Google por discriminar al “hombre blanco conservador”

8 ENE 2018 / Tecnología

Ex empleado demanda a Google por discriminar al “hombre blanco conservador”

El ingeniero James Damore, quien fue despedido tras publicar un polémico memo que hablaba contra las mujeres en Silicon Valley busca venganza en tribunales


Durante el mes de agosto del año pasado, Google fue protagonista de una de las polémicas más extrañas de Silicon Valley. Un ingeniero llamado James Damore publicó un extenso memorándum compartido a todos los trabajadores de la empresa, en el cual explicaba a sus colegas que las mujeres no debían tener igualdad de condiciones dentro de la empresa porque biológicamente no estaban hechas para la ingeniería. Además, señalaba que toda la cultura de la empresa estaba sumergida en una falsa diversidad, ya que las únicas ideas que eran tomadas en cuenta eran las de la minorías.

Tras varias denuncias de acoso laboral, se tomó la determinación de despedir a Damore por violar los códigos de conducta de la empresa que prohíben, entre otras cosas, conductas perpetúen estereotipos de género dañinos. Pero lejos de acabar con el problema, Google se ganó un enemigo gigantesco. Damore se convirtió en una suerte de mártir para los grupos de derecha supremacista y un ícono de la defensa de los derechos de los intolerantes.

Ahora, convertido en un gran invitado de encuentros de ultraconservadores, James Damore vuelve al ataque contra la empresa que lo despidió y ha decidido demandar a Google, irónicamente, por discriminación. Y en estricto rigor, Damore los acusa por discriminar a los hombres conservadores de raza caucásica de los que el se siente representante.

En la demanda, presentada en conjunto con otro ex empleado de la empresa, acusa a Google de discriminarlo por expresar ideas que se desvían de la visión mayoritaria de la empresa, por no apoyarlos en temas como la necesidad de tener más diversidad en la empresa y la justicia social. Damore señala, además que Google emplea cuotas de empleo ilegales solo para favorecer a minorías y denigrar a los empleados caucásicos y masculinos, que aparecen como menos favorecidos que los otros.

Claramente se trata de una demanda sin mucho futuro, sobre todo por lo ridículo de los argumentos que utiliza, pero que si sirve para algo es para dejar en claro lo increíblemente frágil que tiene que ser la personalidad de Damore para pensar que todo el mundo está en contra del pobre y desvalido hombre blanco.

Seguir leyendo