*

Peores que Tricolor de Paine: La sufrida historia de Deportes Brasil de Putaendo

9 MAR 2018 / Deportes

Peores que Tricolor de Paine: La sufrida historia de Deportes Brasil de Putaendo

En 2006, el elenco de la Quinta Región solo cosechó derrotas y una cantidad récord de goles en contra. Un año más tarde jugó el clásico de los "malos" con el cuadro metropolitano... y perdió.

Los términos “Brasil” y “malos para la pelota” son conjugables sólo en Chile. Más exactamente en Putaendo, localidad donde se fundó el club Deportivo Brasil, que compitió trágicamente en la Tercera División durante las temporadas 2005 y 2006.

El mismo que más tarde se convirtió en el equipo más malo de Chile tras perder -en partidos de ida y vuelta- contra el mismísimo Tricolor de Paine, el símbolo de los equipos malos en el país (“no le gana ni al Tricolor de Paine”, sentencia el popular dicho futbolero).

En su estreno en el fútbol semiprofesional, y en la primera fase del torneo, Deportes Brasil finalizó cuarto en el grupo 7 con dos puntos, detrás de Trasandino, Municipal Ñuñoa y Universidad de Chile B, gracias a dos igualdades: 1-1 ante los ñuñoínos y 1-1 ante Trasandino, ambos en casa. Un desastre que, en todo caso, no sería el peor.

En la segunda fase, formó parte del grupo norte con Trasandino, Municipal Limache, Unión Quilpué y Municipal Concón. Terminó en el último lugar con 6 puntos gracias a dos triunfos, los que fueron conseguidos por secretaría: el equipo de Concón se retiró de la competencia, por lo que se decretó el triunfo 1-0 en los juegos de ida y vuelta respectivos.  

Así las cosas, la temporada debut 2005 fue nefasta en lo deportivo. Lo que no sabían es que un año después la historia iba a ser aún más mala.

Se juntan los sacos con goles

Gracias al retiro de Municipal Concón, Deportivo Brasil conservó la categoría en Tercera División. El inicio del torneo 2006 los pilló -en la primera fase- compartiendo el grupo Centro Norte con Universidad Católica B, Trasandino, Municipal Limache, Deportes Ovalle, Unión Quilpué y Rayo del Pacífico. El desenlace de la primera rueda fue digno para un velorio: tras 12 partidos jugados, el equipo quedó último sin triunfos y sin empates, y con 73 goles en contra (sólo 9 a favor).

Las cosas no cambiaron en la ronda de los partidos de vuelta. Para peor, a esas alturas el equipo tuvo que dejar el querido Putaendo y debió hacer de local en la localidad de Panquehue.En los siguientes 12 juegos, estos fueron los fatídicos números: 0 triunfos, 0 empates, 12 derrotas y 109 goles en contra (apenas 10 festejos).

O sea, haciendo la suma entre las dos ruedas, el balance fue este: 0 triunfos, 0 empates, 24 derrotas, 19 goles a favor y -lo está viendo bien- 182 goles en contra. Como para un suicidio colectivo.

El mayor “hito” de esta ruinosa campaña fue la derrota como locales en Panquehue por 18-0 ante Trasandino de Los Andes. Aunque esa no fue la única boleta: 13-2 como visita ante Municipal Limache; 10-3 en casa ante Rayo del Pacífico; 17-1 ante el cuadro andino pero en la zona del Aconcagua; y la derrota 10-0 ante Deportes Ovalle en feudo propio. El mejor resultado fue perder 1-0 ante Universidad Católica B en la precordillera.

El más malo de los malos

Con el ingenio del chileno, a alguien en 2007 se le ocurrió organizar el clásico de los más malos de nuestro fútbol para determinar al más fétido de todos. Y a diferencia del compatriota promedio, que se echa a dormir en los huevos y pocas veces lleva a la realidad lo que la mente le dice, esta vez sí se movió el trasero y se organizaron partidos de ida y vuelta entre Deportivo Brasil y Tricolor de Paine, el club que arrastraba la más mala fama deportiva.

¿Por qué Tricolor de Paine acarreaba el mote de ser los más malos? En 1958, en un preliminar de un amistoso entre Colo Colo y Santos, Tricolor de Paine fue invitado a jugar contra una filial alba. Sin embargo, la filial no llegó y el “cacique” decidió utilizar a su equipo reserva, el que terminó ganando 14-0. De ahí se acuñó el término “más malos que Tricolor de Paine”.

Teniendo el honor en juego más que alguna copa o premio en dinero, la ida se jugó en Putaendo con triunfo para la visita por 3-0. Y la vuelta, que se jugó en la zona sur de la Región Metropolitana, también culminó con el mismo marcador y los abrazos de Tricolor de Paine.

No era para menos. Desde ese día, hace ya más de una década, no eran los más malos de Chile.

Antigua formación de Tricolor de Paine.

 

 

 

Seguir leyendo