*

Desde el infierno: La vengativa historia de Scorpion

8 ENE 2019 / Nostalgia Pop

Desde el infierno: La vengativa historia de Scorpion

Uno de los emblemas de Mortal Kombat tiene un historial lleno de venganza, engaños e ira. Todo impulsado con un fuego del inframundo.


¿Sub-Zero o Scorpion? Esa pregunta es una de las que más puede dividir a quienes han jugado alguna de las entregas de la popular franquicia de Mortal Kombat. Con ambos ninjas instalados como dos de las caras más populares del que es uno de los videojuegos de peleas más populares y longevos, sin duda se han instalado como verdaderos íconos del género.

Pero de esta dupla de ninjas, es Scorpion el que nos convoca en esta ocasión, ya que captura la atención con su ataques característicos- Especialmente aquellas que ha tenido en cada entrega en que ha aparecido.

Por un lado está la lanza que arrastra y aturde al rival. Al ejecutarlo, también podemos escuchar su emblemático grito: GET OVER HERE!

También está el puñetazo de teletransportación que nos hace aparecer detrás del rival para atacar por sorpresa.

Y por supuesto, su más clásico y siempre caluroso Fatality. TOASTY!

Los dos clásicos ninjas son el ying y el yang de Mortal Kombat. Mientras Sub-Zero representa al frío de un tipo que es el enviado/elegido de su clan, Scorpion nos trae lo opuesto: el fuego del infierno. Un muerto viviente con una misión de venganza. Pero si bien su gélida contraparte ha tenido más de una encarnación, Scorpion sigue siendo el mismo en todas sus apariciones.

La caída del ninja amarillo

El verdadero nombre de Scorpion es Hanzo Hasashi, y fue uno de los mejores asesinos del clan Shirai Ryu, una peligrosa organización ninja. Pero esa actividad la tomó sin el consentimiento de su padre, ya que este no quería ver a Hanzo involucrado en semejantes actividades. Pero Hasashi siguió adelante porque quería mantener a su esposa e hijo sin que nada les faltase.

El punto de quiebre en su existencia se concretó tras embarcarse en la búsqueda de un misterioso pergamino en los templos Shaolin en China, Hasashi conocería su fin en manos de Bi-Han, el primer Sub-Zero, su eterno archirrival y miembro del clan enemigo: el Lin Kuei.

Lo que marcaría su destino para siempre es que dicha misión fue orquestada desde el principio por el hechicero Quan Chi, un personaje que interferirá en su vida repetidas veces.

Este importante momento de la cronología puede ser llevado a cabo por nosotros mismos en el poco aclamado Mortal Kombat Mythologies: Sub-Zero. Pero tienen que tener en claro que, aunque se trata de un momento clave para la saga y el personaje, dicha escena y la batalla no tienen una carga emocional a la altura en esa presentación.

Resurrección Infernal

Una vez en el Netherrealm, el inframundo en la saga de Mortal Kombat, es el mismísimo Quan Chi quien se encargó de resucitar al ninja con un solo fin: utilizarlo como espectro infernal, manipulándolo para hacerle creer que Sub Zero, un tipo que arruinó los planes del hechicero en el pasado, no solo lo había asesinado, sino que también era el responsable de matar a toda su familia y su clan.

Picando el anzuelo, Quan Chi le da la oportunidad de volver al ruedo a cambio de ser su sirviente. A partir de ahí, y ardiendo en sus deseos de venganza, Scorpion participa en el primer torneo y logra su cometido, asesinando a Sub-Zero.

Pero su acto lo haría sin presagiar que la muerte de su archienemigo implicaría la creación de Noob Saibot, otro espectro que queda a las órdenes del pálido hechicero que entre las sombras seguiría tejiendo las intrigas que pondrían en riesgo a toda la existencia.

Con un nuevo torneo llevándose a cabo en el Outworld, el mundo que rige el malvado Shao Kahn, Scorpion vuelve a involucrarse en la historia de la saga al enterarse del regreso de Sub-Zero. Esto es lo que sucede en el clásico Mortal Kombat 2.

Pero tras ver que el ninja azul le perdona la vida a un rival, Scorpion rápidamente se da cuenta que se trata de un nuevo Sub-Zero, muy distinto al letal enemigo sin misericordia que enfrentó. Más aún, logra enterarse que se trata de Kuai Liang, el hermano menor del Lin Kuei que asesinó en el primer torneo.

La saga establece que el ninja infernal deja de lado toda intención de asesinarlo, al estar su venganza ya consumada, pero eso ni de cerca representa el final de su historia.

Engañado por un hechicero

La manipulación de Quan Chi volvería a tener efectos en el ninja, ya que el villano le informa que este nuevo Sub-Zero es el verdadero responsable de la muerte de sus cercanos.

La maquinación en esta ocasión, tal y como se desarrolla en Mortal Kombat 4, establece que el hechicero solo busca sacarse a ambos obstáculos de encima, para solventar la invasión del mundo llamado Edenia, por parte del Dios Shinnok.

Una vez que Scorpion se entera de la verdad, arrastra a Quan Chi al Netherrealm y se transforma en un verdugo para el verdadero responsable de sus desgracias, atormentando al hechicero de todas las maneras posibles en este infierno.

Dicha situación no se extiende por la eternidad, ya que distraído combatiendo a los demonios Oni, Drahmin y Moloch, el ninja pierde el rastro de Quan Chi y este logra huir de su encierro.

Posteriormente, la saga establece que Scorpion participa en el nuevo torneo organizado por la recién formada Deadly Alliance, compuesta por su calvo enemigo y el rejuvenecido Shang Tsung, pero no logra acabar con su objetivo principal.

Ambos villanos, el foco de la amenaza de Mortal Kombat 5, le tienden una trampa y lo arrojan al torrente de almas de Shang Tsung, separándose su infernal existencia de su cuerpo.

Dicha situación parecía el fin de tan querido personaje, pero los Elder Gods, dioses que controlan todo en el intrincado universo de Mortal Kombat, le ofrecen liberarlo con el fin de que ayude a combatir la amenaza que representa Onaga, el Rey Dragón, además de dar pie a la resurrección de su clan.

El problema es que Scorpion no recibe la retribución que esperaba, ya que todo su clan resucita como un ejército de muertos vivientes, lo que lo lleva a atacar directamente a Taven, el enviado de los dioses. Con eso siempre queda en claro que, una y otra vez, las traiciones siguen la historia del espectro.

Al igual que el resto de los “Kombatientes“, Scorpion perece en la batalla en la Pirámide de Argus, durante los sucesos del Armageddón. Sin entregarse más detalles, su cuerpo puede ser visto atravesado por la espada de Sub Zero, mientras Raiden y Shao Kahn pelean por el destino del universo.

Claro está, no se trataría de un resultado permanente para el destino de Scorpion.

Un nuevo comienzo

Tras las intervenciones de Raiden con el fin de evitar el Armageddon, que traerá el fin de los reinos y la muerte de todos los luchadores, el espectro es persuadido por el dios del trueno para que no asesine al Bi-Han, tal y como sucedía en la línea de tiempo original.

En el reinicio de la saga, concretado en Mortal Kombat 9, Scorpion accede en un principio a no matar a su clásico archienemigo, pero finalmente Quan Chi lo vuelve a tentar, repitiendo la historia y provocando el nacimiento de Noob Saibot.

Como sirviente de Quan Chi en Mortal Kombat X, y a diferencia de lo sucedido en la continuidad original, Scorpion no se entera de la verdad tras las maquinaciones del hechicero. Tal como sucede en la película live-action, el espectro es derrotado por Johnny Cage durante la primera invasión de Shinnok a la tierra.

La gran diferencia en esta nueva línea es que Scorpion posteriormente recupera su alma y vuelve a ser Hanzo Hasashi.

De regreso a su forma humana, Scorpion vuelve a fundar el clan Shirai Ryu para proteger su mundo de amenazas exteriores, formando una alianza permanente con Sub Zero y el Lin Kuei, siempre cargando el peso de haber asesinado al hombre equivocado.

Adicionalmente, el ninja se convierte en el mentor de Takeda, hijo del espadachín ciego Kenshi, lo que eleva al personaje a un nuevo estatus alejado de sus tiempos infernales.

Pero a pesar de ser parte de las fuerzas de la luz, el permanente deseo de venganza de Scorpion lo supera al enterarse de la captura de Quan Chi por parte de las Fuerzas Especiales, lo que lo lleva a enfrentarse a sus aliados con tal de ejecutar al responsable de sus tormentos.

Aunque Scorpion logra su objetivo, y decapita a Quan-Chi, este logra liberar a su amo Shinnok, lo que provoca un gran sentimiento de culpa.

Según el final de Mortal Kombat 10, Scorpion decide acabar con su vida con un Hara Kiri. Sin embargo, Raiden le otorga más poder y en castigo lo asigna como un protector de la Tierra hasta el fin de los tiempos, uniéndolo a su esencia para proteger lo que pudo haberse destruido por su sed de venganza.

Lo que viene

En abril llegará Mortal Kombat 11, la nueva entrega de esta sangrienta saga, y en el primer trailer se puede ver a Scorpion luchando contra un aparentemente corrompido Raiden, quien termina derrotándolo. O eso pensamos.

Segundos después de la “muerte” del ninja, aparece una versión del mismo que recuerda su look de los primeros tres juegos, para luego finalizar la pelea con un brutal Fatality y su eterno grito de batalla.

Ed Boon, creador de la franquicia, ha mencionado en más de una ocasión que el ninja amarillo es su personaje favorito, incluso si no aparece en todos los juegos principales (Estuvo ausente en la primera edición de Mortal Kombat 3, regresando para la versiones Ultimate y Trilogy).

Su popularidad e importancia llegaron al punto de que Scorpion apareció como personaje invitado en Injustice, en donde Boon también ejerce control creativo, aunque no se trata de una participación canónica, a diferencia de la de Sub-Zero en su secuela.

Por mucho que el papá de Malcolm tenga a su favorito, siempre existirá la duda respecto a quién es realmente superior. Pero de lo que estamos seguros es que Scorpion siempre será una presencia permanente en la franquicia. Su lugar se lo ganó a punta de incinerar rivales.

Seguir leyendo