*

19 ENE 2017 / Videojuegos

El director de Duro de Matar regresa tras obligada ausencia con un comercial para Ghost Recon Wildlands

John McTiernan estuvo preso por un caso de escuchas telefónicas.

John McTiernan es uno de los grandes directores de acción de Hollywood. En un plazo de cuatro años nos entregó Depredador, Duro de Matar y A La Caza del Octubre Rojo, todas películas que elevaron sus bonos en la industria.

Aunque en los noventas su carrera se resintió por la mala recepción de El Último Gran Héroe con Schwarzenegger, en 1995 logró la película más taquillera del año con Duro de Matar 3. Claro que posteriormente su carrera no volvió a relucir como antaño.

Pero sus verdaderos problemas surgieron luego de que contratar a un investigador privado el año 2000 para grabar ilegalmente las conversaciones telefónicas del productor Charles Roven, con quien trabajó en el remake Rollerball, estrenado en 2002. Declarándose culpable de perjurio y de mentir a un investigador del FBI, el director estuvo casi un año encarcelado en una prisión federal entre 2013 y 2014, instancia en la que se declaró en bancarrota.

Considerando que su última película fue Basic, con John Travolta y en la que participó Cristián de la Fuente, ahora el director volvió al ruedo intentando salir del abismo económico en el que quedó, dirigiendo el siguiente comercial live-action para el videojuego Tom Clancy’s Ghost Recon Wildlands.

Seguir leyendo