*

La complicada trama rusa que pasó Tetris para llegar a nuestras manos

8 FEB 2018 / Nostalgia Pop

La complicada trama rusa que pasó Tetris para llegar a nuestras manos

Un documental en YouTube relata todo el problema que hubo para internacionalizar el adictivo juego en plena Guerra Fría


En 1984, un programador ruso llamado Alexey Pajitnov, sin saberlo creó en sus ratos libros un videojuego que cambiaría para siempre el mundo del entretenimiento digital. Basándose en un juego de mesa tradicional llamado Pentomino, Pajitnov comenzó a experimentar con formas y puzzles en su computadora de trabajo hasta que dio con la fórmula del juego que lo volvería inmortal: el Tetris.

Hoy en día es difícil encontrar un lugar donde no podamos jugar Tetris: en nuestras consolas, computadores, celulares, en Facebook, en incluso en esos juegos chinos de 9999 juegos en 1. Pero en la época en que fue creado, no era algo tan fácil y es que el mundo estaba dividido por una cortina de hierro que separaba al capitalismo del comunismo. Cortina que fue causante de una de las tramas rusas más complicadas de la historia de los videojuegos, y que está reflejada de manera perfecta en el documental del canal de YouTube Gaming Historian llamado The Story of Tetris.

El video, de aproximadamente una hora de duración, cuenta con lujo de detalles todo el proceso no sólo de creación, sino que de posteriores licencias y exportación de un producto extremadamente poco común para ese tiempo. Nunca tantas compañías habían estado tan interesadas en licenciar un producto como un videojuego que más encima, venía de la Unión Soviética.

La historia de Tetris cuenta con varios protagonistas: El primer de ellos es un empresario llamado Robert Stein, quien fue el primer interesado en conseguir la licencia del juego tras un viaje a Hungría, donde lo conoció y rápidamente se volvió adicto. Stein se comunicó con el creador del juego, Pajitnov, para obtener la autorización y licenciar el título en mercados occidentales. Sin saber mucho como proceder -mal que mal, Pajitnov era un científico- le entregó un sí de palabra.

Lo que ninguno sabía era que, al haber sido creado en una institución estatal, Tetris no le pertenecía a Pajitnov sino que al gobierno Soviético. Y en particular a Elorg, una organización estatal encargada de la regulación de todo el intercambio tecnológico, tanto en hardware como en software.

Pero Stein ya había licenciado y comenzado a trabajar en sus versiones de Tetris basado solo en el acuerdo de palabra con Pajitnov. De pronto, habían estudios por todos lados haciendo versiones de Tetris: algunas sublicenciadas por Stein y otras negociadas por Elorg. Hasta que tuvo que ponerse algo de orden.

Allí es cuando comenzó la madre de todas las batallas entre dos de los gigantes de los videojuegos en ese tiempo: Atari y Nintendo. 

Todo el problema surgió cuando Henk Rogers, en representación de Nintendo, fue a hablar con los distribuidores de Spectrum Holobyte, la compañía de Stein, para asegurar los derechos del juego para la próxima consola portátil de Nintendo. Lo que no sabía Rogers era que el acuerdo de licencia de Stein había sido de palabra directa con Pajitnov y no con Elorg, los que actualmente estaban negociando oficialmente los derechos del juego. Esto le significó a Rogers tener que ir a Rusia al mismo tiempo que lo hacía su competencia de Atari.

Atari, a través de una subsidiaria llamada Tengen, había publicado la versión arcade de Tetris, una de las más completas porque incluía un modo multijugador. Y ahora, querían hacer el port de ese juego para la NES. Sabiendo que ya habían conseguido los derechos para las máquinas recreativas, Atari estaba confiada con que Elorg les extendería el contrato, o al menos, les dejaría publicar el juego que ya había sido permitido, en otras consolas.

Pero dado que los derechos con los que se habían hecho todas las versiones de PC sublicenciadas por Stein habían sido a espaldas del gobierno, la URSS declaró que si bien los derechos de arcade eran de Atari, los de consolas aun permanecían desiertos. Y Henk Rogers logró convencer a los rusos en una maniobra arriesgada, ya que había entrado al país con visa de turista y claramente sin declarar sus intenciones reales.

Finalmente Elorg otorgó a Nintendo los derechos de Tetris para consolas a Nintendo, y la versión de Tengen, que estaba lista para salir al mercado, tuvo que ser prohibida y retirada de las tiendas. Nintendo, por su parte, usó a Tetris como caballo de batalla para el lanzamiento del Gameboy y el resto ya es historia conocida.

Todos los detalles de esta intriga rusa los pueden conocer en este documental, el cual les recomendamos totalmente a los que son fanáticos no solo de las historias en los juegos, sino que sobre los juegos.

Seguir leyendo