*

Dos panameños que jugaron en Chile antes que los seleccionados que animarán el próximo torneo

30 ENE 2018 / Deportes

Dos panameños que jugaron en Chile antes que los seleccionados que animarán el próximo torneo

Gabriel Torres (refuerzo de Huachipato) y Armando Cooper (de U. de Chile) son cartas fijas de su país para el Mundial de Rusia. Y sus fichajes hacen recordar a otros dos futbolistas de ese país que pisaron nuestras canchas.


Gabriel Torres, refuerzo de Huachipato, y Armando Cooper, fichaje de Universidad de Chile, llegan al fútbol chileno con la misión de ser figuras. El motivo es simple: los dos son seleccionados de Panamá, escuadra a la que veremos por televisión en el próximo Mundial de Rusia de 2018, la triste realidad que nos toca.

Y aunque es poco usual que nuestros pastos acojan a jugadores panameños, lo concreto es que Torres y Cooper no son los primeros cracks de ese país que vienen a parar a nuestra angosta faja de tierra.

En 1992, Unión Española contrató a Jorge Dely Valdés, atacante que a nivel internacional fue conocido por ser hermano de Julio César Dely Valdés, uno de los ídolos máximos del balompié panameño.

Dely Valdés es el primer agachado de izquierda a derecha, justo al lado de José Luis Sierra. En la imagen aparecen varios próceres como Ricardo “Manteca” González, Cristián Montecinos, Richard Zambrano, entre otros.

Jorge Dely Valdés arribó a nuestro país desde Nacional de Montevideo, y tras su aventura en Santa Laura partió a Toshiba Kawasaki. En total, no sumó tantos clubes como Sebastián Abreu, pero su currículum es extenso pues hay que sumarle los siguientes equipos: Central Norte, El Porvenir y Deportivo Paraguayo de Argentina; Cerezo Osaka, Tosu Futures, Consadole Sapporo, Omiya Ardija y Kawasaki Frontale de Japón; Colorado Rapids de Estados Unidos; y Árabe Unido de Panamá, curiosamente en el final de su carrera.

El otro panañeno que la batalló en nuestros por entonces disparejos pastos fue el delantero Carlos Maldonado. Arribó a Deportes Iquique en 1993, en el año en que los “dragones celestes” habían vuelto a Primera División. Junto con él llegó -entre otros- un veteranísimo defensa argentino Carlos Mayor, quien había sido campeón de la Libertadores con Argentinos Juniors.

Sin embargo, el aporte del atacante fue más pobre que una Sopa Para Uno repartida entre cinco: sólo dos goles en el torneo de aquella temporada. Uno se lo marcó a Cobreloa y otro a Deportes La Serena. Ambos partidos finalizaron con victorias que no le alcanzaron a Deportes Iquique para salvar la categoría.

Pese al descenso, Maldonado fue fichado al año siguiente por Everton. Eso sí, sólo jugó un partido con los ruleteros en 1994: Fue ante el “recordado” Rangers integrado con quesos ilustres como el arquero Sergio Cáceres, el defensa brasileño “Dema” (que decía ser “amigo” de Bebeto), el volante Nathelson dos Santos (quien quedó mareado tras un pique en Calama ante Cobreloa), entre otros “ilustres”. Y no fue capaz de anotarles…

Seguir leyendo