*

Dragon Ball: Las enseñanzas y entrenamientos del maestro Roshi

20 AGO 2019 / Anime

Dragon Ball: Las enseñanzas y entrenamientos del maestro Roshi

Desde entregar leche a escapar de las abejas, un repaso por los entrenamientos del gran maestro de las artes marciales.


Uno de los elementos más recordados de Dragon Ball es sin duda los entrenamientos por lo que debieron pasar Gokú y Krilin en compañía del Maestro Roshi. Y es que el entrenamiento de Maestro de Artes Marciales estuvo marcado por ciertos elementos que hasta el día de hoy permanecen en la memoria colectiva. 

Al momento de comenzar con el entrenamiento, el Maestro de la Escuela Tortuga les deja claro que las artes marciales las artes marciales no sólo sirven para ganar peleas y gustarle a las mujeres, explicando que les permitirá llevar una vida tranquila y conservar su cuerpo y espíritu sano.

Más tarde les explicaría que no todo es entrenamiento físicio, también hay que descansar y disfrutar de la vida.

Más allá de las enseñanzas sobre como vivir del maestro, su entrenamiento físico estuvo lejos de ser simple y estuvo plagado de particularidades.

Este comenzó con el repartir leche, lo cual en un comienzo lucía bastante simple (así lo hace notar Krilin), pero lo que los alumnos no se esperaban es que a los lugares donde debían entregar la leche iban desde altas montañas, hasta la mitad del desierto. 

El entrenamiento siguió con cruzar nadando un lago 10 veces, aunque claro este poseía enormes tiburones que no dudan un segundo en atacarlos.

Luego continuó con los estudiantes corriendo alrededor de un árbol mientras arrancan de unas abejas que intentan picarles. El objetivo era que los jóvenes mejoraran sus reflejos pero poco les sirvió y terminaron llenos de picaduras.

Las enseñanzas de Roshi siguieron a medida que los jóvenes iban ganando más fuerza, es así como en un momento sus pupilos debieron buscar una piedra marcada que fue lanzada por el maestro Roshi a un denso bosque.

“Requerirán de una gran fuerza espiritual y concentración”, señala el maestro al explicarles como será la prueba y agregando que sólo habrá cena para quien termine la prueba en menos de 30 minutos.

Krilin intenta pasarse de listo y marca una piedra cualquiera pero es descubierto de inmediato por el maestro que le lanza la piedra en la cabeza.

Es Gokú quien encuentra la piedra, pero Krilin se la roba lo que lleva a uno de los primeros enfrentamientos entre ambos personajes. 

Gokú resulta ganador y le pide la piedra de vuelta, pero es engañado por Krilin quien lanza una piedra falsa a los árboles.

Krilin resulta ganador por lo que puede cenar con Roshi, lo que ambos no esperaban es que la cena preparada por Lunch les cayera mal al estómago terminando los dos enfermos (¿Los tramposos nunca ganan?).

Es así como el entrenamiento luego los llevó a trabajar en una construcción para desarrollar su fuerza física, mover piedras gigantes e incluso cargar un caparazón de tortuga de 20 kilos. 

Sumado a esto, Roshi les enseñó matemáticas, historia e incluso a leer, ya que según el maestro también debían entrenar su mente.

A pesar de los diferentes entrenamientos, físicos e intelectuales, sin duda la mayor enseñanza del maestro fue aquella que les volvió a repetir en Dragon Ball Super, disfrutar la vida, una enseñanza que todos deberían seguir.

 

 

Seguir leyendo