*

Dragon Ball Fighter Z busca ser visualmente lo más fiel al anime

17 JUN 2017 / Videojuegos

Dragon Ball Fighter Z busca ser visualmente lo más fiel al anime

El videojuego que desencajó mandíbulas en el E3 utiliza diversas técnicas para replicar lo visto en las series de la popular franquicia.


Es probablemente uno de los juegos que causó más ruido durante el E3. Uno que no estaba en ningún radar hasta hace algunas semanas y que desencajó mandíbulas con la primera presentación de su gameplay.

Bandai Namco sorprendió a todos con la propuesta de Dragon Ball Fighter Z, un nuevo videojuego de peleas cuyo estilo de animación concreta técnicas que hacen difusa la posibilidad de notar su render en 3D y que utiliza secuencias sacadas directamente del manga.

Es una propuesta, armada por los responsables de BlazBlue y Guilty Gear, que probablemente puede ser definida como un sueño hecho realidad para todos los fans de la saga creada por Akira Toriyama. Y parte de ello se explica por que la idea tras este videojuego, según deja en claro la productora Tomoko Hiroki a Engadget, es que el resultado final no solo luzca, sino que también se sienta lo más cercano al anime.

Para ese objetivo, el equipo de Arc System Works concretó una experiencia que definen como 2.5D. Es decir, un videojuego rendereado en 3D, a partir del motor gráfico Unreal que permite añadir diversos efectos de luz durante el combate, pero que se juega en 2D.

También para el desarrollo del videojuego, sus creadores intencionalmente hicieron menos estilizadas las animaciones cuadro a cuadro durante los acercamientos y poderes especiales. ¿El objetivo? Replicar lo que hacen los animadores a la hora de transmitir un sentido de velocidad y movimiento.

Para explotar más la experiencia visual durante los combates, el juego también utiliza ángulos de cámara, efectos cinemáticos en los ataques, destrucción masiva del entrono de los escenarios y diversos detalles que ajustan la experiencia, en esta búsqueda de concretarse como una propuesta de animación. De hecho, la gente de Arc System Works tomó como base la serie Dragon Ball Super para identificar el trabajo que hacen los animadores.

Por ahora está claro que Dragon Ball Fighter Z tendrá una beta a mediados de este año, con el objetivo de balancear a los personajes y para que los jugadores entreguen feedback sobre cada detalle. Luego, el juego será lanzado en 2018.

Seguir leyendo