*

Dragon Ball Super: Gohan ya no es lo que era antes

26 FEB 2017 / Anime

Dragon Ball Super: Gohan ya no es lo que era antes

El hijo de Goku demostró su fuerza, pero también que el dejar de combatir le pasó la factura y simplemente no es capaz de derrotar a los rivales como antaño.

Alrededor de 200 capítulos de Dragon Ball Z estuvieron centrados en el auge de Gohan como personaje. Desde el primer capítulo de la secuela de aquella primera serie, el hijo de Goku sufrió una transformación. Dio el salto desde un niño llorón hasta ser el salvador del mundo ante Cell.

Todo eso cambió, claro está, durante la saga de Majin Buu, ya que tras ser el foco de los primeros episodios como el Gran Saiyaman, paulatinamente el protagonismo nuevamente lo recuperó sayayin más poderoso de todos. Claro, quizás fue porque la serie se acercaba a su final, pero Gohan hasta ese punto había sido desarrollado como un personaje listo para tomar el relevo y superar en poder a su progenitor.

Pero la difunta Dragon Ball GT, que ya no corre como parte de la historia, ni la actual Dragon Ball Super, se olvidaron de Gohan. Casi lo dejaron reducido a un tipo sin mucha importancia, más preocupado de su familia que de batallar. Se convirtió en la antitesis de Goku. Por eso no le dieron el foco que se merecía el personaje más hypeado de Dragon Ball Z.

La mejor muestra de ello es el más reciente capítulo de la serie, en la que Gohan se enfrentó a un rival del universo 9 como parte de las batallas preliminares del Torneo de Fuerza que definirá qué universo sigue existiendo.

Gohan versus Lavender

El combate entre Gohan y su rival con forma canina está marcado por un ataque que involucra a un gas venenoso que deja a Gohan sin la posibilidad de ver a su contrincante, lo que es un gran problema ya que no pueden sentir el ki de los luchadores del universo 9. Gohan queda temporalmente ciego.

Con el hijo de Goku recibiendo una verdadera paliza, ya que no puede sentir a su rival para localizar su ubicación, su padre se entusiasma ya que las condiciones le permitirán a Gohan experimentar un entrenamiento que le sirva para ponerse a punto, ya que hace mucho tiempo que no pelea.

Y dicho y hecho, Gohan se concentra y comienza a bloquear cada ataque de su rival, en un combate de exhibición marcado por el hecho de que Gohan va siendo afectado más y más por el veneno.

El combate entra en la siguiente etapa con Gohan transformándose en supersayayin, ya que Lavender comienza a volar para no ser detectado, lo que permite que el resto de universos se enteren que los defensores del universo 7 tienen la habilidad de modificar su nivel de poder.

Pero aún con la transformación, Gohan comienza a sentir los efectos del veneno y comienza a perder terreno, mientras Lavender comienza a usar más y más veneno contra su rival.

Aún así, Gohan termina tomando una medida desesperada para bajar a su rival, aunque el Gran Sacerdote termina declarando todo en un empate ya que ninguno de los dos rivales puede moverse.

El anuncio de Zeno-Sama

El episodio 80 de Dragon Ball Super concluye con un anuncio del Rey del Todo, ya que clasificaron a los 12 universos por el promedio de su nivel de poder. De ahí que el universo 7, al que pertenece Goku y compañía, están ubicados en el penúltimo lugar. Son el segundo universo más débil de todos, algo que deja completamente descolocado al Dios de la Destrucción.

Zeno-Sama considera que existen muchos universos, por lo que el Torneo de Poder, propuesto por Goku, representará la ocasión ideal para destruir a los universos perdedores, incluyendo a sus respectivos Dioses. Claro que existe una salvedad: hay algunos universos que, por la media de su poder, no serán eliminados.

Los universos 1, 5, 8 y 12 están exentos, ya que su nivel de poder medio casi triplica al del universo 7 que hemos conocido desde el inicio de Dragon Ball. De hecho, Bills reclama al Kaio la poca exisencia de vida, ya que el gran número de planetas desiertos bajó el promedio de su universo. A su vez, el Kaio reclamó que Bills no se preocupó de destruir esos mundos vacíos, ya que sólo se dedicaba a dormir.

Y con ese anuncio, se concreta la previa a la última pelea de exhibición: Goku contra Bergamo.

Seguir leyendo