*

El nuevo misterio que oculta el remake de Shadow of the Colossus

6 FEB 2018 / Videojuegos

El nuevo misterio que oculta el remake de Shadow of the Colossus

Unas misteriosas monedas, que no estaban en la versión original, se encuentran dispersas por el mundo del juego y nadie sabe para qué sirven


Una de las gracias del nuevo remake de Shadow of the Colossus, lanzado esta semana para PS4, es que la compañía Bluepoint conservó prácticamente la esencia y el material original del juego de manera intacta. Es la misma cantidad de colosos para derrotar, con los mismos patrones de comportamiento y las mismas herramientas para nuestro compañero Wander y su fiel corcel Agro.

Se trata de prácticamente el mismo juego de la era de PS2, pero con notables mejoras gráficas, sonoras y por supuesto, en el control, que sin duda nos muestran al título como quizás sus desarrolladores soñaron verlo alguna vez cuando lo crearon.

Y si bien el compromiso de Bluepoint Games fue precisamente el de mantener la experiencia lo más parecido a la original, quienes ya han probado el juego han notado la existencia de unas misteriosas monedas de oro, que no estaban en la versión original y que hasta ahora, nadie sabe para qué sirven.

El Shadow of the Colossus original, además de los colosos que rondaban por el mundo abierto, contaba con un par de items para coleccionar, como lo eran las frutas y las colas de lagartija, las cuales te servían para aumentar tu stamina y tu salud. Pero estas monedas, al parecer, no generan ningún efecto en el jugado. Los items, también conocidos como Enlightments Alumbramientos por quienes han probado el juego, se encuentran dispersos por todo el mapa y se especula que podría haber 79 de ellos, gracias a un mensaje en los créditos que agradece al “Coloso Nómade y sus 79 pasos para el alumbramiento”.

Lo más extraño de este misterio es que no hay ningún trofeo asociado a estas monedas doradas, por lo que, hasta que la comunidad haga el esfuerzo de encontrarlas todas, nunca sabremos a ciencia cierta para qué fueron puestas. Pero cualquier excusa que nos sirva para explorar esta desolada tierra habitada por gigantes es bienvenida.

Seguir leyendo