*

El renacimiento de John Cena

30 ENE 2017 / Wrestling

El renacimiento de John Cena

Su combate en el reciente Royal Rumble pasará a la historia, no sólo por lograr su reinado N°16, sino por reinventarse en las críticas y entregar la mejor lucha de su carrera.


Let’s go Cena / Cena sucks” es un coro que ya es todo un clásico cuando John Cena aparece en pantalla en cada transmisión de la WWE. El emblema de la última década para la empresa de Vince McMahon ha sido resistido a lo largo de su carrera por una parte importante de la fanaticada, algo que la noche del pasado domingo pareció desaparecer.

Cuando volvió a SmackDown Live a finales de diciembre, algo extraño había en su personaje: se le veía algo distante de esos discursos motivacionales a los que nos tiene acostumbrados.

Ese nexo que tenía con los niños, su público más fiel, pareció quedar un poco de lado y se enfocó en encarar de manera increíble a AJ Styles, con quien ya había tenido un feudo, pero que ahora nos entregaba un sabor distinto e interesante. Un nuevo Cena asomaba.

Que su combate fuera el último antes del evento principal, el Royal Rumble de 30 luchadores, no era para nada casualidad: la marca azul hace rato que está “dándole y no consejos” a Raw.

Por lo mismo es que grandes personajes debían dejar a la multitud con hambre para lo que vendría. Todos esperaban que, como es costumbre, fuese el “fenomenal” quien llevara los hilos de la lucha, pero lo que ofreció Cena superó las expectativas de cualquiera.

Sacando un arsenal de movimientos que pocas o casi nunca le habíamos visto, sumado a una actitud lejana del superhéroe de siempre, Cena brindó la lucha de su vida. La mejor, sin duda. Y probablemente no existía un luchador mejor que AJ Styles para hacerlo ver de la manera que lo hizo. Casi 30 minutos de una demostración de wrestling como hace rato no se veía en un evento del main roster de WWE. Sin necesidad de grandes piruetas: Wrestling a la vena.

John Cena

Tras tres AA, John Cena logró su título N°16, quizás el más importante de su carrera y que lo pone a la altura de la leyenda Ric Flair como los luchadores con más reinados mundiales que son reconocidos por la historia de la WWE.

Pero más allá de eso, lo de anoche fue una muestra de que cuando se quiere, se puede. Cena, ese al que le vive diciendo que no sabe luchar, silenció a todos en San Antonio, Texas. Los combates previos que tuvieron ambos fueron muy buenos, pero este sin duda quedará en la memoria de varios y aparecerá en los recuentos de lo mejor del año.

El bodrio que le siguió después no es necesario ni siquiera comentarlo. Sólo podemos decir que por fin apareció el Cena que sí se puede (y queremos) ver.

Seguir leyendo