*

Emulador usa inteligencia artificial para traducir juegos antiguos

2 SEP 2019 / Videojuegos

Emulador usa inteligencia artificial para traducir juegos antiguos

La nueva actualización de RetroArch intenta romper la barrera idiomática al traducir en dos modos títulos que nunca antes habían sido traducidos.


De seguro conocen más de algún juego clásico que nunca recibió una traducción apropiada y hasta el día de hoy no pueden jugar de manera adecuada porque simplemente el idioma se los impide. Y aunque en varios casos ya no hay mucho que hacer de manera oficial a estas alturas, la nueva actualización de RetroArch quiere solucionar este problema en el terreno de los emuladores.

Resulta que con motivo de su actualización 1.7.8 el emulador incorporó un servicio de traducción que pretende encargarse de llevar a cualquier idioma títulos que hasta ahora no habían sido traducidos de manera oficial o por los fanáticos.

Esa tentadora oferta es posible gracias a una inteligencia artificial (IA) que tras presionar un simple botón se encargará de emplear servicios para traducir el texto en la pantalla. Todo con el fin de que los jugadores puedan entender las instrucciones de dos modos: escrito u oral.

En el modo escrito la traducción aparecerá en la pantalla, interrumpiendo el desarrollo del juego. Mientras que en el modo oral una voz se encargará de recitar el contenido del texto.

Si quieres saber cómo funciona esta herramienta, puedes conocer un poco más en este video:

Para activar la traducción por IA en RetroArch los jugadores tienen que habilitar el Servicio IA, aunque este debería encontrarse activado de de manera predeterminada. Posteriormente los usuarios deben configurar la URL del servidor y vincular un botón o una tecla a la acción denominada “Servicio IA”, que finalmente será la encargada de poner en marcha la traducción.

Las instrucciones detalladas de este proceso las pueden encontrar aquí.

Si bien esto sin duda es un avance para poner al alcance de más personas títulos que nunca han sido traducidos, el sistema aún tiene sus limitaciones. Por ejemplo, pese a que la IA es la que se encarga de detectar el texto, las traducciones aún dependen de sistemas como el Traductor de Google, que tiene limitaciones bastante conocidas.

Seguir leyendo