*

Encuentran nuevo planeta habitable a solo 11 años luz de la Tierra

15 NOV 2017 / Ciencia

Encuentran nuevo planeta habitable a solo 11 años luz de la Tierra

El nuevo cuerpo celeste se llama Ross 128b y posee características muy similares a la Tierra. Dentro de miles de años, además, será el más cercano.


Un nuevo planeta que comparte características con la Tierra y que “solo” está ubicado a 11 años luz de nuestro planeta fue encontrado gracias al observatrio HARPS de la ESO, ubicado en el norte de nuestro país.

Se trata de Ross 128 b, un planeta que es 35% más grande que la Tierra y que se encuentra en la llamada zona habitable de su sistema solar, es decir, que orbita alrededor de su estrella a una distancia que permite que la temperatura sobre la superficie de ese planeta permita, por ejemplo, la existencia de agua líquida y, en consecuencia, la posibilidad de albergar vida.

Ross 128 b debe su nombre a que orbita alrededor de una enana roja llamada Ross 128. Esta estrella tiene sólo un 17% del tamaño de nuestro sol, por lo que claramente emite menos energía que el centro de nuestro sistema, pero eso se compensa con que el planeta gira en una órbica 20 veces más cercana a su estrella que la nuestra. Esto, según se estima, haría que su temperatura oscile entre los -60 y los 20 grados centrígrados, recibiendo sólo 1,28 veces la radiación de nuestro planeta.

Ross 128 b se convirtió rápidamente en uno de los planetas más fascinantes para estudiar, no solo por su proximidad, sino que la estabilidad de su enana roja hace que su estudio sea mucho más fácil de realizar que la que actualmente se puede hacer con Proxima b, el planeta habitable más cercano que existe hoy, que está a cuatro años luz. 

Sin embargo, Ross 128 junto a su planeta se están acercando hacia nuestra Tierra, y se calcula que en unos 80 mil años, ya será el planeta habitable más cercano a nosotros. Lo cierto es que mientras más estudios se hagan con estos nuevos cazadores de planetas, más posibilidades tendremos de encontrarnos con sitios que podrían albergar vida, ya sea inteligente o no.

Seguir leyendo