*

El debut musical de Enzo Amore es tan malo como sus peleas

29 MAY 2018 / Wrestling

El debut musical de Enzo Amore es tan malo como sus peleas

El ex luchador de WWE absuelto de la acusación de violación que le costó su trabajo, volvió con Phoenix, una canción con la que busca vengarse de todos.


A comienzos de este año Enzo Amore, el ex luchador de WWE, decidió tomar una suerte de voto de silencio a través de sus redes sociales. ¿La razón? El día 22 de enero, cuando se realizaba la edición de los 25 años de Monday Night Raw, una joven llamada Philomena Sheahan realizó una acusación de violación, a través de redes sociales en contra del luchador. El ruido mediático de este hecho significó el despido de Amore de la WWE, el comienzo de una investigación  en su contra y como consecuencia, el alejamiento de Eric Arndt -su verdadero nombre- de toda figuración pública.

Meses mas tarde, el 15 de mayo, los abogados de Amore confirmaron que la policía de Phoenix en Arizona desestimó los cargos criminales en contra del luchador, ya que la investigación arrojó que no había evidencia suficiente como para inculparlo. El caso se cerró sin que se le presentara ninguna acusación judicial a Enzo y ante la ley, sigue siendo tan inocente como siempre.

Con esto, Amore estaba listo para romper su autoimpuesto silencio en redes sociales y escogió el Día de los Caídos, uno de los feriados más importantes de Estados Unidos para hacerlo. Anunció que estaría compartiendo con sus fanáticos en Time Square, en lo que sería un regreso triunfal y emotivo. Pero además de eso, Enzo Amore tenía preparada una sorpresa en forma de un videoclip. Su debut en el mundo de la música y en particular del rap. Bajo el seudónimo de Real1, Amore presentó el video de su primera canción llamada Phoenix, en honor a la ciudad que lo investigó, pero también a su renacimiento. Y lo que pudo ser una gran oportunidad terminó siendo un desastre.

Esto, porque en vez de mostrarse amistoso, simplemente explotó y en su canción solo lanza odio y desprecio a todo el mundo: desde los fans de la lucha libre hasta el movimiento feminista, TMZ y hasta habló de Fake News. ¿Qué tan bajo se puede caer? Míralo acá:

Phoenix de Enzo Amore comienza, literalmente, riéndose de los fanáticos de la WWE, mostrándolos como gordos, indignos y simplemente inútiles. Imagen que se condice con la primera estrofa de la canción que dice más o menos así:

Escucha, tu inútil y defectusoso hijo de perra, sentado en tu puto sillón, con tu puto teléfono haciendo tu trabajo de detective desde tu casa

Vaya, parece que Enzo está algo enojado.

Luego, el video muestra a Enzo haciendo todo tipo de gestos obscenos, primero en un funeral y luego enterrando un ataúd, en lo que debe ser la metáfora más simple de la historia. Enzo no solo está enterrando su imagen sino que también a su personaje, cuyo nombre al parecer es de propiedad de WWE.

La letra de canción, bastante extensa y explícita en su contenido, puedes revisarla en este link, pero acá en Mouse rescataremos algunos de sus pasajes más increíbles. Acá, por ejemplo, se refiere con muy tiernas palabras a la persona que lo acusó.

Aun así me levanto

De las cenizas como el fénix

Dedo del medio para el cielo

agarrando mi pene consensual

Perra mentirosa suelta en Phoenix

Y así es como nos cuenta cuales son sus planes a futuro, en tribunales:

Seis años como un modelo

Es hora de firmar esa remodelación

Voy a toda velocidad

Sin pensar en el mañana

No tengo un dólar para prestar

Lleno de abogados

Te veo en el juicio civil

Perra me quedaré con tus sueldos

Pero quizás la estrofa más icónica de todas es el Verso 7, en el cual dispara contra los medios, pero también el feminismo.

TMZ me debe una restitución

En medio de la desilusión

Elegir el juicio público sobre la constición

No es la mejor solución

La persecusión de género daña el movimiento #MeToo

Y nuestra revolución de mujeres

¿Qué mierda están haciendo?

No es necesario seguir traduciendo. Enzo Amore, o como sea que se vaya a llamar ahora, demostró que no sólo le falta talento en el ring, sino que también en la música.

Seguir leyendo