*

¿Es Friends sexista y homofóbica?

12 ENE 2018 / Series

¿Es Friends sexista y homofóbica?

Millenials del Reino Unido cuestionan las temáticas de la serie luego de revivirla a través de Netflix.


A pesar de que la serie terminó en 2004, sus repeticiones en televisión y la disponibilidad a través de servicios de streaming siguen manteniendo con vida a Friends. Sus viudos, aquellos fans que conocen sus episodios de memoria, tienen un fácil acceso para revivir día a día a aquella clásica comedia de la televisión de Estados Unidos.

Pero un nuevo reporte de The Independent sostiene que la serie no está encontrando nuevas audiencias en el Reino Unido. Los jóvenes que han comenzado a ver la serie tras su estreno en Netflix, se impactan “por lo problemático” de algunas situaciones relacionadas a temáticas LGBT. Por eso millenials la tildan de transfóbica, homofóbica y sexista.

Por ejemplo, cuestionan lo paranóico que es Chandler ante la posibilidad de ser percibido como homosexual o los chistes que hacía sobre su padre travesti que trabaja en Las Vegas. También están ahí las reacciones homofóbicas de Ross por sus problemas con Carol y Susan, que llevaron al fin de su matrimonio, o aquel capítulo en donde no soporta que un hombre sea la niñera de Emma.

Peor aún, hay todo un episodio en el que básicamente Ross argumenta que leer poesía podría volver gay a una persona o, en otro capítulo, intenta cambiar la barbie con la que juega su hijo por un G.I. Joe.

Pero a grandes rasgos ningún personaje se salva de las críticas vistas con una lupa contemporánea. Ni Joey, ni Rachel, que bien podría haber sido acusada de acoso sexual debido a que contrata a un asistente no calificado solo porque quiere una cita con él. Inclusive se cuestiona actualmente el trato que se le daba a Monica por su pasado obeso. Es decir, hay un montón de elementos que cuestionan sobre su comedia.

Publicaciones como The Pool remarcan que tuvieron que pasar nueve temporadas antes de que un personaje afroamericano pudiese tener algún tipo de historia con Charlie (Aisha Tyler), pero todo sigue la línea de constatar lo problemática que era la comedia máx exitosa de Estados Unidos a comienzos de la década pasada.

Pero a la larga hay que considerar que las series son producto de su tiempo. Ver con una mirada contemporánea le haría un flaco favor a dibujos animados como los Looney Tunes o Tom y Jerry. De hecho, quizás habrá que advertir a los millenials a que no los vean. O que no descubran Matrimonio con Hijos.

Seguir leyendo