*

Hablemos de las escenas post-créditos de Justice League

17 NOV 2017 / Cine

Hablemos de las escenas post-créditos de Justice League

El universo de superhéroes DC sacó debajo de la manga dos grandes secuencias para tantear su futuro. Esto involucra spoilers.


Las escenas post-créditos se han transformado en un elemento que está siendo parte intrínseca de las películas de superhéroes gracias al trabajo de Marvel Studios. Su función no es otra más que tantear el futuro, aunque en la Casa de las Ideas se han caracterizado por realizar secuencias bastantes olvidables e innecesarias.

Pero como la primera escena de ese tipo en dicho universo fue tan buena, aquella del Nick Fury de Samuel L. Jackson adelantando la iniciativa de Los Vengadores, inevitablemente nos quedamos sentados esperando que al final de los créditos haya algo de ese nivel. Pero rara vez ha pasado en las 16 películas posteriores de ese universo.

En el intertanto, Warner Bros. prefirió evitarlas para evitar comparaciones, logrando mantenerse firme hasta Suicide Squad, en donde se gestó una pequeña escena a mitad de créditos que involucraba al Bruce Wayne de Ben Affleck.

Todo eso cambia ahora con Justice League, ya que la película no solo involucra una secuencia a mitad de créditos, sino que también tiene otra al final. Y el carácter de ambas secuencias, al menos para este cronista de lo ñoño, las transforma en las mejores secuencias post-créditos de una película de superhéroes.

Obviamente, spoilers a continuación.

¿Se te pasó esa alerta?

Bueno, te damos una segunda oportunidad y lo avisamos nuevamente:

THE FLASH VERSUS SUPERMAN

La primera escena es probablemente una de las secuencias más ñoñas que podrían haber realizado. Su ñoñismo es tan alto, que inevitablemente dibuja sonrisa en todos los fans de The Flash y Superman, ya que la secuencia no hace otra cosa sino que abordar uno de los elementos más clásicos de los cómics: la carrera entre “el hombre más rápido del mundo” y “el hombre que es más rápido que una bala”.

La escena no se instala así como así, ya que durante la película hay un gran momento en el que Barry Allen, The Flash, se da cuenta que no es el único con súper velocidad. El hombre de acero, tras renacer y perder la compostura momentáneamente, le demuestra que le puede dar esa competencia.

Dicha competencia finalmente se concreta en la escena a mitad de créditos, ya que The Flash y Superman permiten correr hacia la coste oeste para definir cuál es el más rápido. Y si The Flash gana, podrá fanfarronear con ello.

La escena en cuestión bebe de toda la tradición comiquera, ya que ambos personajes se han enfrentado varias veces en los cómics, con The Flash generalmente sacando la ventaja solo por un mínimo margen. La más clásica de todas, y la primera, se concretó en Superman #199, que incluye una legendaria portada a cargo de Carmine Infantino y Murphy Anderson.

Pero la historia interior estuvo a cargo de Jim Shooter, quien posteriormente se haría cargo de Marvel Comics como editor, mientras que el arte estaba a cargo del histórico Curt Swan, uno de los dibujantes más ligados al hombre de acero, quienes presentaron una carrera organizada por Naciones Unidas para recaudar dinero para los países no desarrollados.

En el camino se involucra un sindicato criminal ligado a las apuestas que tiende una trampa a ambos héroes. Pero a la larga, ambos héroes llegan a la meta al mismo tiempo para impedir que los apostadores pudiesen recolectar ganancias. La primera carrera terminó en empate.

La revancha de esa carrera se concretó el mismo año, en lo que fue Flash #175, en donde apostadores intergalácticos se suman al juego poniendo problemas a los héroes, quienes deben salvar al resto de la Liga y literalmente vuelven a empatar la carrera. Pero con el paso del tiempo, y el desarrollo de conceptos como la Fuerza de Velocidad, The Flash simplemente se volvió invencible sobre tierra.

Y por cierto, un episodio del Timmverso también abordó este clásico en un entorno de animación.

Sí, la primera escena post-crédito de Justice League no está ahí solo por estar.

LA LEGIÓN DEL MAL  / SOCIEDAD SECRETA DE SUPERVILLANOS

La segunda escena, aquella que está justo al final de la escena post-créditos, no avanza por el camino previsible. Considerando al villano Steppenwolf, cualquier fan se podía imaginar una secuencia previsible. Teletransportado a Apokolips, el villano se enfrenta ante un Darkseid que lo hace papilla por su ineptitud con la majestuosa Sanción Omega.

Aunque eso habría dado que hablar, en Justice League decidieron finalmente no adelantarse tanto a la presentación del gran villano. Por el contrario, el foco es trasladar todo hasta La Tierra, presentando cómo la cárcel no fue un confinamiento para Lex Luthor.

A bordo de una nave con forma de calavera, un tipo se acerca hasta un yate de lujo. En ese lugar, un par de mujeres resguardan al calvo millonario que cayó víctima de sus propias acciones en Batman v. Superman. Dando cuenta de que los héroes tienen su grupo, Luthor le dice a su invitado – ni más ni menos que el Deathstroke interpretado por Joe Manganiello – que necesitan crear su propia Liga.

Es decir, bienvenida sea la legión que tiene su base en el Salón del Mal. En ese punto, me derretí de un ñoñasmo.

La Legión del Mal se originó en la tercera serie de Los Superamigos, conocida como El Desafío de Los Superamigos, reuniendo a 12 de los más malvados villanos del mundo: Lex Luthor, Bizarro, Black Manta, Brainiac, Capitán Frío, Cheetah, Giganta, Gorilla Grodd, El Espantapájaros, El Acertijo, Sinestro, Toyman y Solomon Grundy.

Dicho concepto recién saltó a los cómics de forma importante en el cómic Justice, una especie de precuela no oficial de Kingdom Come con arte de Alex Ross, que sumaba a personajes como Black Adam, Metallo, Clayface, Parasite y Poison Ivy, además del Joker y el Doctor Sivana dando vueltas a su alrededor.

La idea de la legión ha aparecido en más de una ocasión en los cómics durante la última década, pero una de sus versiones más llamativas estuvo en el Timmverso animado, en la serie Justice League Unlimited.

Como parte de la tercera temporada de la serie del equipo de superhéroes, nos presentan a un grupo que incluye a la mayor parte de los villanos del universo DC y que se mantiene dando problemas hasta el final de toda la historia.

La Legión se asemeja a lo que es la Sociedad Secreta de Súper Villanos, que es una agrupación que nació mucho antes en los cómics, como una suerte de “Liga de la Justicia siniestra” cuya primera versión fue agrupada por Darkseid. En la versión animada, de hecho, ocupan ese nombre, pese a utilizar al Salón del Mal como base de operaciones.

Además, una de sus versiones más recientes incluye, al menos en primera instancia, a los dos protagonistas de la escena post-créditos, por lo que ya pueden ir apostando qué tipo de personajes podría involucrar a esta potencial agrupación.

Tenga el nombre que tenga, la idea de fondo entre la Sociedad y la Legión es similar y la idea de reunir villanos bajo la misma agenda es tan atractiva, que inclusive dio pie a que la utilizaran en la serie live-action de Legends of Tomorrow.

El futuro en ese sentido da para mucho y la escena capturo de forma precisa cómo entusiasmar con toda esta idea. A mi me engancharon completamnte con esa escena post-crédito.

Seguir leyendo