*

Fauna electoral: los votantes que nunca pueden faltar

19 NOV 2017 / Actualidad

Fauna electoral: los votantes que nunca pueden faltar

Sea cual sea el motivo de la elección, cada vez que Chile se paraliza para elegir a sus autoridades, estos siempre están en la fiesta de la democracia


Cada elección tiene sus ritos y sus elementos que lo convierten en una tradición republicana, pero al final del día, lo más importante en una elección no son ni los candidatos, ni las urnas, ni los apoderados de mesa, sino que los electores que deciden sacrificar un par de horas de su domingo para hacer valer su voto.

Y si bien es cierto, que cada voto emitido tiene el mismo valor, no podemos decir lo mismo de un cierto grupo de votantes que aparece cada año y del cual, sin su existencia, las elecciones simplemente no serían lo mismo. Ellos y ellas forman parte de la fauna electoral y hoy en Mouse, te recordamos algunos de sus más célebres miembros, para ver si es que los pillas camino a tu local de votación para dar un caluroso saludo.

El viejo pascuero

El votante disfrazado es uno de los más llamativos de cada elección. Hemos visto a gente que acude como payasos, como mimos, e incluso como Goku. Pero ninguno se ha hecho notar tanto como Rigoberto Martínez, un votante de Valparaíso que desde hace más de una década acude a emitir su sufragio vestido como el conocido personaje navideño. Rigoberto tiene 68 años, y a pesar del calor que suele acompañar a cada jornada de elecciones, eso no le impide colocarse su traje rojo, su gorrgo, llevar su bolsa de regalos y emitir su voto, costumbre que lleva haciendo desde 1990.

El vocal inesperado

Típica historia de elecciones: gente que llega a cumplir su deber cívico muy temprano para poder descansar el resto del día, pero cuando llegan a la mesa se encuentran con la sorpresa de que no ha sido constituída por falta de vocales, y tal como dicta la ley, el primero que llegue se tiene que quedar como vocal de mesa para constituir la mesa y fiscalizar todo el día el proceso de votación.

Hay quienes tienen que aceptar la tarea a regañadientes porque corren riesgo de irse detenidos si es que no lo hacen, pero otros, como en el ya clásico video que está arriba, simplemente arrancan de su responsabilidad. La estrategia para evitar esto es ir temprano pero no tanto, o si no, ir con el celular bien cargado en caso de que la vida te tenga otros planes.

El votante borracho

No hay caso. Aun cuando sabemos que la ley seca se aplica desde la noche anterior para garantizar el buen proceso de las elecciones, no falta quienes llegan a votar en evidente estado de ebriedad. Algo que nadie debería hacer porque todos sabemos que cuando uno está pasado de copas nunca toma las mejores decisiones, y si nos vamos a equivocar por quien votar, entonces es mejor no hacerlo.

El voto con regalo

Una de las ventajas de que el voto sea secreto, es que a veces los electores se pueden salir con la suya y dejar, dentro del voto, algún tipo de regalo o mensaje. Y no estamos hablando de rayados, dibujos o dedicatorias, sino que literalmente regalos u objetos dejados quizás para los vocales de mesa para agradecer su gestión, o bien, para enviar algún tipo de mensaje. Por suerte, el interior del voto es pequeño por lo que no todo puede ser incluido ahí dentro, pero hemos visto desde billetes hasta hojas de marihuana muy bien escondidas.

Este tipo de votante siempre permanecerá en el anonimato, ya que quien se lo adjudique podría terminar con más de un problema con la ley.

El votante gritón

Vamos que se puede

Posted by Patricio Reyes on Sunday, October 28, 2012

Un tipo de votante que ha proliferado gracias a las redes sociales es quien no duda en sacarle una fotografía a su voto y subirla por redes sociales. Una conducta que para los millenials, que piensan que si algo no se sube a Internet no ocurrió, puede parecer normal, pero que en realidad está prohibida, ya que supone ser la prueba para el delito de cohecho. Es decir, la única forma de comprobar que uno efectivamente votó por alguien es con una foto, la que se presume, podría usarse para después cobrar por haber elegido a un candidato por sobre otro.

Es por eso que se defiende que el voto sea secreto y no simplemente para evitar odiosas discusiones de política. Así que, aunque tus intenciones sean las más positivas, aunque quieras incentivar que tus amigos vayan a votar o simplemente por los likes, no, no vale la pena sacarle una foto a tu voto.

El vocal de cumpleaños

Creo que deben haber pocas formas más aburridas de pasar un día de tu cumpleaños que siendo un vocal de mesa, así que cada gesto de camaradería se agradece, y más aun si sirve para crear lazos de amistad con personas con las que tendrás que pasar al menos 10 horas de tu vida. En un domingo. A todo sol.

El votante enojado

Las votaciones de los candidatos siempre son esperadas por tanto la prensa como las personas. Es quizás el último minuto de campaña que tienen las figuras políticas, y por lo general siempre reciben el apoyo de la gente que está en su local, ya que los escogen precisamente para eso. Pero a veces, la reputación de las figuras políticas es más fuerte, y siempre termina habiendo una que otra pelea que termina con empujones, escupos, gritos y en el peor de los casos, detenidos.

Y curiosamente las figuras más propensas a recibir estos insultos son quienes alguna vez fueron ya escogidos por la gente.

Votantes vs. Carnet

El carnet es el documento más importante a la hora de ir a votar. Es la manera que tenemos para identificarnos y para hacer válido nuestro derecho a voto. Pero siempre hay conflictos con la cédula de identidad. La más recordada de todas, ocurrió cuando el entonces ministro del interior, Carlos Figueroa, acudió a votar con su licencia de conducir, cosa que está totalmente prohibida. Pero eran otros tiempos, estábamos todavía volviendo a aprender a hacer una elección.

Pero no solo le pasa a las autoridades. Cada año pasa algo digno de cámara indiscreta: gente que coloca el carnet en la urna, gente a la que le pasan un carnet equivocado, o que cuando va a votar, se da cuenta que le cambiaron la mesa, o que aparece muerto en los registros. El carnet es nuestro mejor amigo, pero al igual que al mar, no hay que tenerle miedo, sino que respeto.

El barrabrava

Sin duda la parte más entretenida de las elecciones es el conteo de votos. Todos pendientes de cómo va la tendencia de una mesa, de un local, de una región y de un país. Y mientras algunos deciden pasar la hipnótica maratón de votos en la comodidad del hogar, lo cierto es que muchos votantes prefieren esperar un rato, quedarse en el local y presenciar en vivo y en directo como es que esas pizarras de van llenando de cuadrados, aprovechando la oportunidad para abuchear o vitorear al candidato que vaya saliendo. De todas las costumbres republicanas, es quizás la más sana y la que todos deberíamos vivir al menos una ves.

Bonus Track: El fanático de Disney

No podemos despedir este recuento sin mencionar a aquel votante que es tan fanático de Mickey Mouse y sus amigos, que no puede evitar dejar en su voto una marca que nos recuerda al mágico creador de este mundo de fantasía: Walt Disney.

 

 

Seguir leyendo