*

Felices Fiestas con Mi Pobre Angelito: Un clásico imperecedero de Navidad

23 DIC 2019 / Cine

Felices Fiestas con Mi Pobre Angelito: Un clásico imperecedero de Navidad

Aunque todos disfrutan los gags, el guión y el trabajo de producción se fundieron para dar con una historia que tiene mucho corazón.


Mi Pobre Angelito es ya todo un clásico, instalándose en la actualidad como una de las películas que más se repiten en los canales de televisión abierta y por cable durante Navidad.

Pero aunque generalmente se habla de lo divertida que es, especialmente por la forma en que los gags se desarrollan una vez que los “Bandidos Mojados” entran a la casa de los McCallister, no siempre se destaca lo bueno que es su guión y la forma en que su realización toca las teclas correctas.

Escrita por John Hughes, el director tras varias de las comedias más emblemáticas de los ochentas, el guión de Mi Pobre Angelito funciona de partida porque nos lleva al espacio interior del pequeño Kevin. Una vez que desea estar solo, entendemos el costo de su deseo, aunque parezca disfrutar de la completa soledad y de no tener que compartir cama con su primo que moja las sábanas.

Al mismo tiempo, el trabajo del equipo comandado por el director Chris Columbus saca brillo a las dinámicas existentes entre los personajes, tanto al interior de la familia como entre los propios bandidos, para darle vida a una casa que se vuelve un personaje por si misma. Que inclusive cobra vida ante los ojos de Kevin una vez que baja al sótano.

Estableciendo además pequeños detalles en su trama, como la aversión de Kevin hacia los policías y el por qué no llama a las autoridades una vez que se da cuenta de que van a robar su hogar, Mi Pobre Angelito es una pequeña gran historia que de forma nítida se ha sostenido en el tiempo a base de encanto, pero también por la forma en que los elementos de su producción están al más alto nivel para una comedia de su tipo. Los gags, y el trabajo de dobles de acción, es soberbio.

Pero como si eso no fuese poco, esta es una película que también saca partido a los elementos navideños que están en su corazón, tanto en el valor de la familia como el por qué es tan triste pasar las festividades en completa soledad.

No es menor el hecho de que, cuando vez Mi Pobre Angelito por primera vez en tu infancia, te encantan las trampas y gozas el sufrimiento de dibujo animado al que se someten los ladrones. Pero al ver la película en la adultez, inevitablemente florece lo clave que es todo lo que rodea al viejo Marley.

El pobre y solitario anciano que no había visto a su familia durante varios años por una discusión, se establece como un posible espejo del futuro que podría tener el pequeño protagonista que se peleó con su familia y gritó que no deseaba ver más a su madre. Pero aunque Kevin podría haber terminado igual que él, en definitiva no lo hace porque acepta que estuvo equivocado. Necesito a su madre e inclusive al pesado de su hermano Buzz.

Como sucede en toda historia navideña que sigue la tradición de Charles Dickens, la clave que deja Mi Pobre Angelito es que  hay que cambiar antes de que sea demasiado tarde, pero no basta con decirlo, ya que todo debe ser verdadero, de corazón.

Ese mensaje es el que sigue posicionando a la película como una de las producciones que más se repiten en televisión. Es, al mismo tiempo, la causa por la que el viejo Marley tiene una herida sangrante al comienzo y, una vez que se reúne con su familia, ya no la tiene. Ha sanado. Ese tipo de resoluciones da pie a que la película siga viva.

Es decir, que los “Bandidos Mojados” sobreviviesen a tantos golpes, no es el verdadero milagro.

¿En qué canal dan Mi Pobre Angelito?

Mi Pobre Angelito:

  • Martes 24, 15:30 horas por Fox
  • Miércoles 25, 10:00 horas por Fox

Mi Pobre Angelito 2:

  • Martes 24, 17:35 horas por Fox
  • Martes 24, 22:35 horas por Canal 13
  • Miércoles 25, 11:50 horas por Fox

Seguir leyendo