*

Festigame 2019: El refrescante regreso de Link’s Awakening

5 AGO 2019 / Videojuegos

Festigame 2019: El refrescante regreso de Link’s Awakening

Probamos la demo del remake de la aventura de Link que saldrá para la Nintendo Switch y promete ser una gran excusa no solo para recordarlo, sino que para descubrirlo.


15 minutos duraba la demo de The Legend of Zelda: Link’s Awakening para Nintendo Switch en el booth de Nintendo en Festigame. Un cuarto de hora cronometrada por un reloj invisible, pero que te dejaban en total libertad de acción en este renovado regreso a la isla de Koholint.

Para los nuevos, era lo suficiente como para explorar, perderse y conocer un pequeño adelanto de lo que el remake del que quizás sea el Zelda más subvalorado de la serie. Para uno, que lo jugó en su tiempo, luego lo descargó en la 3DS y quizás en alguna que otra plataforma “de respaldos”, un desafío para ver qué tanto se podía llegar a hacer. Y la verdad es que es mucho, pero tampoco tanto.

El despertar de Link

Link’s Awakening es un remake calcado del original de la Game Boy en cuanto a la construcción del mapa, sus personajes, sus enemigos, sus ítems y sus diálogos, aunque ahora por primera vez lo conoceremos traducido al español. No fue difícil, en honor al tiempo, obviar todos los diálogos de los habitantes de la isla para correr hacia la playa y encontrar la espada. Como siempre.

El primer cambio que se hace evidente es que ahora hay botones dedicados para el escudo y la espada, en vez de tener que compartirlos con los ítems que recolectas. Originalmente fue una decisión tomada porque el GameBoy no tenía más que dos botones para jugar, pero con la cantidad de inputs presentes hoy en la Switch, esa realidad tenía que cambiar y claramente será para mejor.

Para los que vienen de Breath of the Wild como su experiencia más fresca, o quizás la única sobre el mundo de Zelda, Link’s Awakening es algo completamente distinto, en el sentido de que no ha cambiado para nada su naturaleza de ser un gran puzzle gigante, que tiene como objetivo escapar de esta isla en donde quedaste atrapado tras un naufragio.

En ese sentido, sí, vas a tener que seguir haciendo cosas que no tienen mucho sentido, como encontrar un hongo en el bosque para llevárselo a una bruja quien te dará unos polvitos para devolverle la forma a un personaje en el bosque, tras lo cual podrás entrar al primer calabozo.

Link’s Awakening es quizás el más extraño de la serie en el sentido de llevar un elemento de un lugar a otro para obtener otro ítem que si lo usas en tal lugar, podrás seguir avanzando. Link’s Awakening tiene varios de esos momentos que, si no me los hubiesen recordado en el piso, me hubiese demorado más en pillar.

Aunque en realidad, no hubiese sido un problema, ya que si bien el juego exige una gran cuota de exploración y experimentación, la escala del mundo es lo suficientemente pequeña y tan colorida y vibrante que es un agrado recorrerla.

Y ese es quizás el principal fuerte de un juego que, al ser una reproducción prácticamente exacta de su fuente original, podría tener muy poco que ofrecer:

Los veteranos nos quedaremos con la belleza de las nuevas gráficas y la nueva vida que trae un juego que quizás siempre lo ha merecido.

Las nuevas audiencias, las que comenzaron jugando con celulares como portátiles en lugar de buscarle pilas al GameBoy, será la mejor forma de encontrarse con un juego que si bien es el antónimo de Breath of the Wild, merece muchos más créditos que los que usualmente tiene.

Seguir leyendo