*

Festigame 2019: Los miedos que nos dejó Luigi’s Mansion 3

5 AGO 2019 / Videojuegos

Festigame 2019: Los miedos que nos dejó Luigi’s Mansion 3

La tercera parte de la aventura del temerosos hermano de Mario luce demasiado bien, aunque su demo nos dejó algo mareados por la cantidad de elementos.


El próximo 31 de octubre, justo para la celebración de Halloween, Luigi volverá a tomar el centro de la atención gracias a Luigi’s Mansion 3, la tercera entrega de una serie bastante irregular en cuanto a sus apariciones. Tras haber aparecido como un ignorado título de lanzamiento para la Gamecube y revivido con una secuela en una consola portátil, ahora Luigi vuelve a las andanzas en la híbrida de Nintendo, con la tarea de demostrar por qué es una serie que merece una trilogía.

Y si juzgáramos solo por lo que vimos en la demo que probamos en Festigame, al menos en elementos nuevos, Luigi’s Mansion no quiere quedarse atrás y busca ser una secuela totalmente justificada, tanto para los fans de la serie como para quienes volvieron a Nintendo gracias a la Switch.

En ese sentido, la demo de Luigi’s Mansion 3 es una demo intensa por la cantidad de elementos nuevos que introduce, prácticamente en cada pantalla. No sabemos si esta área será igual en el juego final o si fue creada solo para demostrar en eventos, pero la repasada por el arsenal de Luigi fue bastante amplia. Quizás demasiado.

En los aproximadamente 15 minutos que duró esta demostración, aprendimos a usar la aspiradora, la linterna normal y la infrarroja, el nuevo sistema de saltos, las nuevas ventosas que Luigi puede disparar, el ataque de luz y a Gooigi, un doble de nuestro héroe hecho de gelatina y que podemos usar para entrar en lugares imposibles y para hacer puzles cooperativos.

Entre medio de esto, también aprendimos que los controles tomaron prestado algo de Splatoon, ya que el movimiento vertical del arma puede controlarse con el giroscopio del control. Demasiada información.

Y si, no puedo negar que muchas de las cosas que vi en la demo son muy entretenidas, particularmente el poder disparar ventosas para quitarle escudos a los enemigos o romper paredes y el mismo Gooigi, pero al menos dentro de la demo, me pareció contar con un exceso de mecánicas que a la larga, solo te van a hacer pasar explorando de más cada cuarto para que no se te vaya ningún tesoro.

La exploración en Luigi’s Mansion, sobre todo en el primero que estaba diseñado como un pequeño mundo abierto, siempre ha sido importante en la saga, pero se disfruta más cuando los elementos del diseño están más bien acotados. Lo bueno es que sabemos que el juego final contará con varios pisos de un hotel, cada uno con ambientaciones diferentes y quizás basados en alguna de todas esas mecánicas. De ser así, por supuesto que quedo con ganas de vivir la aventura terrorífica de Luigi.

Pero la impresión que me dejó la demo es que contar con demasiadas mecánicas y habilidades hacen que la exploración sea más un ejercicio de ensayo y error que de intuición e ingenio, por lo que espero que esa sensación no se traduzca en la versión completa.

Seguir leyendo