*

Así es el frailecillo, el ave que inspiró a los adorables Porgs de Star Wars

19 DIC 2017 / Cine

Así es el frailecillo, el ave que inspiró a los adorables Porgs de Star Wars

Habitantes de las islas del Atlántico Norte, el frailecillo es el ave que sirvió a Rian Johnson para crear a las creaturas más simpáticas de The Last Jedi


Amados por muchos, odiados por una inentedible minoría, los Porgs son uno de los personajes claves para dotar de vida al planeta de Ahch-To, lugar donde se ubica la isla donde Rey encuentra a un recluido Luke Skywalker para buscar la sabiduría jedi.

Pero estas aves gordinflonas no nacieron simplemente de la imaginación del director Rian Johnson, sino que son la inspiración directa de una especie nativa de la isla en donde se grabaron las escenas de Rey y Luke. Esta especie es un ave local llamada frailecillo, y tal como pueden anticipar, se trata de un ave tan adorable como los porgs.

Los frailecillos -o Puffins como se les conoce en su lengua local- son también apodados como “perico del mar” o “payaso del mar” y habitan principalmente en los territorios costeros del norte del Oceáno Atlántico. La especie tiene dos parientes, el frailecillo copetudo y el frailecillo con cuernos, los que están en el noreste del pacífico.

Pero concentrémonos en el Frailecillo Atántico -o Fratercula Arctica- que fue el encontrado por Johnson durante las filmaciones de la cinta. Su dominio se expande a las costas de Islandia, Noruega, Groenlandia y Terranova, además de varias islas en el interior del Oceáno como la isla de Skellig Michael, que es donde se filmó Los Últimos Jedi.

Los frailecillos son aves que se alimentan principalmente de pescados y mariscos, los cuales atrapan gracias a que pueden permanecer sumergidos hasta un minuto bajo el agua. La necesidad de estar en constante pesca hizo que se adaptaran para crear nidos al borde de acantilados y cimas de rocas altas. Se trata de una especie que anida en colonias, por lo que siempre se les puede ver en grandes grupos, para salir a cazar y volver con el alimento. La mayoría del tiempo, eso sí, la pasan en el mar, mientras que vuelven a tierra solo cuando tienen que cuidar crías.

Su nombre en latín, Fratercula, proviene del latín y significa “pequeño hermano”, en referencia a que su pelaje blanco y negro se asemeja al de las ropas usadas en los monasterios de hace siglos. La mayor cantidad de frailecillos se encuentran en Islandia, donde se ha estimado que hay cerca de 1 millón de nidos y 4 millones de ejemplares, de un total de 10 millones de ejemplares en total.

Rian Johnson señaló que no solo quedó sorprendido con las aves al filmar junto a ellas, sino que al ver que eran tantas, que simplemente no podría eliminarlas de la cinta, decidió darle un giro y crear a los porgs como una forma de mostrar una especie endémica de la zona. Originalmente solo los Caretakers, esta suerte de monjas que viven junto a Luke iban a estar en la isla, pero finalmente se optó por los frailecillos, que luego se convirtieron en porgs, como otra forma más de demostrar la diversidad de especies galácticas, y por supuesto, dar los necesarios quiebres de humor.

Gracias por tanto, frailecillos.

 

Seguir leyendo