*

El masivo funeral budista en memoria de 100 perros robot averiados

2 MAY 2018 / Tecnología

El masivo funeral budista en memoria de 100 perros robot averiados

Luego de que Sony cesara las reparaciones de los modelos antiguos del robot Aibo, muchos dueños han debido apagar para siempre a sus perros robot.


El pasado jueves se efectuó un funeral masivo muy particular en Japón. En medio del antiguo templo Kofukuji Buddhist ubicado en la prefectura Chiba, como dicta la traición budista se encendieron inciensos y un sacerdote rezó un sutra en honor de los “fallecidos”. Si, con comillas porque el funeral no fue en honor de personas o animales reales, sino que despidió a 114 perros robot Aibo.

Según describe The Japan Times la idea de despedir a los Aibo surgió de la empresa reparadora A-Fun Co. donde fueron a parar todos los perros robot averiados tras el cierre de la Clínica de Aibos en 2014.  Como algunos casos no tenían solución, muchos dueños de Aibos optaron por vender a sus mascotas tecnológicas para que sus piezas pudieran ser utilizadas para reparar a otros modelos.

Pero en A-Fun Co. decidieron que no era llegar y desarmar a los perros robot, por lo que a cada uno de los modelos que llegó a sus manos le colocaron una descripción que detallaba su estilo de vida, dueños y  lugar de origen. Una vez que juntaron 114 Aibos de diferentes generaciones procedieron a juntarlos para darles un último adiós antes de que sus partes sirvan de “donantes” para otros modelos.

Nos gustaría regresar las almas de los Aibo a sus dueños y convertir al robot en una máquina para utilizar sus partes”, señaló el presidente de A-Fun, Nobuyuki Norimatsu. “No les sacamos partes antes de hacerles un funeral”.

El funeral masivo de Aibos fue efectuado con todas las partes de una ceremonia genuina incluyendo un sacerdote, quien respecto a la particular ceremonia acotó que “todas las cosas tienen alma”.

Aibo estrenó su primera generación en 1999 cuando Sony presentó al mundo al primer robot de entretenimiento doméstico capaz de “desarrollar” su propia personalidad. La primera generación de Aibos fue un éxito de ventas y dio pie a una sucesión de robots que hasta 2006 habían vendido más de 150 mil unidades. Pero hace 12 años por problemas financieros, Sony decidió dejar de fabricarlos.

En enero de este año, Sony anunció el flamante regreso de Aibo que traerá innovaciones como inteligencia artificial y conectividad a internet. Sin embargo, hasta el día de hoy la compañía no ha mostrado intenciones de volver a reparar su antiguos modelos.

Seguir leyendo