*

Fútbol del Chile profundo: Unión Bellavista amarga a equipo amateur de Gonzalo Jara

8 MAY 2017 / Deportes

Fútbol del Chile profundo: Unión Bellavista amarga a equipo amateur de Gonzalo Jara

Críspulo Gándara, el club de barrio del defensa de la Selección Chilena, no pudo en la final nacional amateur contra el representativo de Coquimbo. Entérate de esta fascinante historia.

Críspulo Gándara es el nombre de un músico chileno, compositor e intérprete de música folclórica y popular. También lo es del club deportvo de Hualpén en el que dio sus primeros pasos el actual defensa de Universidad de Chile, Gonzalo Jara. De hecho, para la Copa del Mundo de Brasil, el zaguero central llevó la bandera de su club amateur y se retrató con ella.

Además, en medio de las fiestas de fin de año de 2015, Jara no halló nada mejor que compartir una pichanga -en cancha de tierra- junto a su club de barrio, como se aprecia en la imagen principal.

Y quizás Jara fue ayer el jugador que le faltó al Gándara para llegar a la máxima gloria que tienen los clubes aficionados en nuestro país. En la vuelta de la final del fútbol amateur ANFA, el representativo de la comuna de la Región del Biobío no pudo revertir el 2-1 en contra ante Unión Bellavista de Coquimbo y volvieron a caer en su casa por 1-0.

De este modo, los “Rojos de San Juan” -apodo con el que se le conoce al club fundado hace 48 años- levantaron la copa en el Municipal hualpenino, lleno este domingo con alrededor de 1.500 fanáticos de impecable comportamiento.

Si hipotéticamente Críspulo Gándara se pudo “galletear” con Jara, Unión Bellavista tuvo a varios ex jugadores profesionales en su plantilla. Partiendo por el arquero y capitán Kroll Albiña, además del ex cadete de Deportes La Serena, Juan Ignacio Silva. Y el técnico de los coquimbanos es Eladio Herrera, ex futbolista de Deportes Puerto Montt y Coquimbo Unido.

Escena de la final. Críspulo Gándara juega de rojo y negro. Unión Bellavista es el cuadro de blanco, su uniforme alternativo. Foto: Municipalidad de Hualpén.

En todo caso, el “galleteo” con ex profesionales tiene un límite. Justamente, gracias a eso Unión Bellavista pudo jugar y luego ganar esta final nacional. Retrocedamos: en el campeonato Nacional Norte, en la práctica una especie de semifinal, el ganador fue Unión Santa Amelia de Mostazal. Sin embargo, los coquimbanos fueron más vivarachos y descubrieron que el contrincante jugó ese partido con más de los cinco ex futbolistas rentados que permite el reglamento. Casi todos ellos habían defendido a O’Higgins.

Ante ello, ANFA acogió el reclamo y les dio el derecho de disputar la final ante Críspulo Gándara, de la que perfectamente ni pudieron enterarse de no ser por aquel descubrimiento.

La entrega de la copa al capitán de los campeones. Foto: Municipalidad de Hualpén.

Este es el fútbol del Chile profundo, el que se juega casi en el anonimato y muy lejos de las luces, en donde el festejo -o llanto- de los cracks dura hasta el momento en que se debe retomar el trabajo o el estudio. Desde esta modesta tribuna van las felicitaciones para los monarcas y el respeto máximo para los subcampeones. 

Seguir leyendo