*

Game of Thrones: Cinco claves que deben marcar al final de temporada

21 AGO 2017 / Tendencias

Game of Thrones: Cinco claves que deben marcar al final de temporada

El próximo domingo 27 de agosto concluirá la séptima temporada de la popular serie. Tras esto, solo quedarán seis capítulos para cerrar su historia.


Solo queda un capítulo antes de que Game of Thrones entre en su última pausa. Una que todos esperan que no sea tan larga, ya que la gran expectativa es que veamos los últimos seis episodios durante el próximo año.

Pero tras los sucesos del sexto episodio, denominado como “Más allá del muro”, hay algunos puntos que desde ya se anticipan como claves para lo que aún resta de esta temporada dedicada con todo a entregarnos dosis de fanservice superiores.

A continuación revisamos cinco puntos que tienen que marcar al final de la temporada, ya que se han instalado como los elementos principales de la historia. Por eso no abordaré temas secundarios como lo que sucederá con Grey Worm, que según el teaser estará al mano de las fuerzas que rodearán Desembarco del Rey, o lo que pasará una vez que Tyrion vuelva a toparse con Cersei.

Tengan en cuenta que a continuación abordaremos inclusive cómo podría terminar la temporada, aunque es probablemente la imagen que todos tenemos en la cabeza.

1.- Bran tiene que ser útil

El rol de Bran Stark en Invernalia ha estado absolutamente reducido, dejándole solo un par de migajas narrativas que hasta ahora no han sido muy relevantes, salvo sus advertencias sobre los muertos.

Sin embargo, como El Cuervo de Tres Ojos, bien podría ser clave para conectar los puntos sobre el origen de Jon Snow, ya que sabemos que Sam se dirige con información clave hacia el norte, o para advertir a sus hermanas sobre las intenciones del Meñique.

Inevitablemente su rol tiene que estar ligado a sus visiones sobre lo que sucedió con su tía Lyanna y todas aquellas acciones que garanticen que lo que queda de su familia sobreviva. Es decir, en la temporada anterior ya quedó claro que Bran no puede cambiar el pasado, pero sí puede influir en el presente.

De una u otra forma, antes de que termine la temporada, la habilidad de Bran tiene que servir para un propósito importante. De los contrario, su regreso a Invernalia se instalaría como una oportunidad absoutamente desperdiciada, ya que hasta ahora no ha hecho casi nada.

2.- El juego del Meñique debe tener una resolución

Arya y Sansa conocen perfectamente las artimañas del Meñique. Por eso ha sido sorpresivo constatar cómo hasta ahora ambas hermanas Stark han caído en las garras de Peter Baelish.

Con o sin la ayuda de Bran, ambas tienen que detectar la manipulación. Por algo las Stark han sido desarrolladas bajo la idea de que hace mucho rato dejaron de ser niñas manipulables, por lo que la historia a lo largo de estos episodios ha avanzado hacia una idea: tiene que haber una confrontación contra el juego que está gestando El Meñique.

¿Qué es lo gravitante que ha hecho Baelish desde que ayudó a salvar a Invernalia? ¿A qué más puede aspirar considerando que Sansa nunca caerá en sus garras por decisión propia? Las respuestas a esas interrogantes inevitablemente han apuntado a que más pronto que tarde tendremos una resolución sobre los conflictos de estos aliados forzados. De hecho, fue demasiado notorio como cierto puñal pasó de las manos del Meñique a las de Bran y luego a las de Arya.

En ese sentido, el episodio anterior tuvo demasiado en juego como para rellenar al final con las breves secuencias de las hermanas Stark. La serie hace rato dejó de estirar el chicle, por lo que no tendría mucho sentido que los problemas entre las Stark se queden sin respuesta hasta la próxima temporada. O Sansa caerá al lado oscuro definitivamente o el Meñique caerá en su propia trampa. No hay más opciones, aunque me niego a pensar que otra vez el maldito Baelish se saldrá con la suya.

3.- Cersei no dará su brazo a torcer así como así ante la prueba del apocalipsis

La reina sobre el trono de hierro ya ha dejado en claro que está dispuesta a dejar que todo sea destruido antes de arrodillarse ante sus enemigos. Tampoco dejará que sus objetivos queden inconclusos. Por eso la reunión en Dragonpit, el lugar que los Targaryen usaban en el pasado para resguardar a sus dragones, promete no solo reunir finalmente a los principales actores del juego de tronos, sino que también será el lugar ideal para que Cersei mueva sus piezas.

Por un lado, el teaser del final de temporada dejó en claro que Jon intentará poner sobre la mesa una idea: solo hay una guerra que importa y está avanzando hacia el sur en contra de los Siete Reinos. Y en esa línea, es bastante improbable que en Desembarco del Rey intenten desconocer la prueba del muerto que tendrán al frente.

Pero por mucho que Cersei acepte una tregua permanente, o apoye al combate contra los muertos entregando algunas tropas, de una u otra forma tendrá que dejar en claro que su objetivo no es solo matar a los muertos, sino también a la Reina de los Dragones, el Rey del Norte y todos aquellos que están en su contra. Es lo único que tendría sentido para alguien como Cersei, que poco a poco se acercado a la idea de instalarse como una “Reina Loca”.

En definitiva: llegar a un acuerdo para batallar a los muertos, sin generar intrigas que garanticen la destrucción de sus enemigos, iría en contra todo lo que se ha gestado en torno al personaje de Cersei Lannister.

4.- Jon + Daenerys

Ha sido demasiado evidente la forma en que los realizadores de Game of Thrones han intentado acercar a ambos personajes. Primero en base al respeto como regentes. Luego como iguales que sienten una atracción. Por eso inevitablemente ambos tienen que involucrarse. Es el elemento de fanservice que claramente quieren desarrollar.

El acercamiento de Snow con uno de los dragones y la posterior reunión al final del penúltimo capítulo, de hecho, fueron dejando las migas de esta ruta. Además, todas las fichas están apuntando a que ambos personajes tienen que concretar antes de que sepan que por las venas de Jon también corre sangre Targaryen. El fruto prohibido es una sazón de teleserie que probablemente los creadores de la serie no querrán evitar.

Así que con eso en cuenta, hay que tener más o menos claro que nos van a dar a “Jonerys”, lo queramos o no. Y el final de temporada probablemente nos dará un avance más definitivo para que eso se concrete.

Thrones

5.- Viserion entrará sí o sí en acción

Lo que sucedió al final de “Más allá del muro” habría servido perfectamente para cerrar la temporada. Un dragón que revive para instalarse como la gran amenaza que dará vuelta el juego en los últimos seis capítulos de la serie.

Pero como aquella notable escena del dragón reanimado con ojos azules se gestó en el penúltimo episodio, inevitablemente tenemos que ver al dragón muerto en acción en el próximo episodio, ya sea volando o abriendo sus fauces para lanzar su llamarada mortal. ¿Será fuego azul? ¿Escupirá estalactitas de hielo?

Claro que más allá del dragón, y siguiendo lo que han sido temporadas anteriores, los muertos inclusive son los candidatos principales para protagonizar la última escena de la temporada.  La imagen de las fuerzas de los Caminantes Blancos llegando hasta el muro es el elemento más Game of Thrones que nos pueden entregar, dejándonos marcando ocupado hasta el 2018.

En ese sentido, hasta ahora teníamos la idea de que los Caminantes Blancos tenían que pasar al Muro, pero esa fortaleza ha demostrado ser inexpugnable en el pasado. Pero ahora que el Rey de la Noche ya tiene a su propia bestia alada, los muertos probablemente tendrás menos problemas para doblegar a la Guardia de la Noche.

Quizás a la larga también debemos tener otra última certeza: pase lo que pase, los fans de la serie quedarán con angustia ante la larga espera para conocer la resolución de esta historia.

Seguir leyendo