*

Game of Thrones: Dracarys para un final

6 MAY 2019 / Series

Game of Thrones: Dracarys para un final

Una última frase, importante para Daenerys y sus aliados, marcó el llamado para desatar la última guerra por el destino de Westeros. Pero también trae a colación la mochila que carga la propia Madre de los Dragones.


Uno de los hechos más impactantes del antepenúltimo episodio de la historia de Game of Thrones implicó a una muerte que significó la declaración de guerra final que pone en jaque el futuro de Desembarco del Rey.

Pese a que a estas alturas la parca es una constante en las tierras de Westeros, y el final de la serie implica de por si una alta tasa de caídos, el acto con el que Cersei rayó la cancha en contra de sus enemigos, también dejó en claro que uno de los bandos tiene que ser completamente aniquilado.

Se trató de una acción que dio pie a una última palabra que tiene un alto significado para las fuerzas de Daenerys y que, al mismo tiempo, traen a colación lo peor del legado Targaryen. El mismo que pone en entredicho la confianza sobre la Madre de los Dragones.

Spoilers a continuación.

Durante el capítulo, el primer golpe en la última guerra fue concretado por Euron Greyjoy, quien concretó una emboscada efectiva que le permitió deshacerse de uno de los dragones. Además, tras hacer caer al barco principal de Daenerys, logró hacerse de Missandei, la más leal de los consejeros de la principal reclamante al trono.

Pero aunque Tyrion intentó negociar con Cersei, para evitar un derramamiento de sangre en Desembarco del Rey, la corona del trono de hierro ordenó la ejecución de la consejera. Dándole espacio a unas últimas palabras, Missandrei solo se remite a decir un mensaje claro: “Dracarys“.

El fuego de dragón

Tal como quedó claro a lo largo de la serie, Dracarys es una palabra en alto valyrio que significa “fuego de dragón“. De ahí que es lo que Daenerys dice cada vez que quiere que sus dragones lo quemen todo, especialmente a sus enemigos.

Pero, al mismo tiempo, es una palabra que guardaba un gran significado para Missandrei, ya que estaba asociado a su libertad.

Cuando ella era una esclava, la Targaryen acepta realizar un trato con Kraznys mo Nakloz, un noble esclavista de Astapor, para intercambiar a uno de sus dragones por el ejército de los Inmaculados. Pero como las bestias aladas no son simples mascotas, Daenerys usa la palabra de alto valyrio para que su dragón incinere a Kraznys.

Ese significado de libertad, además del propio sentido de ataque utilizado por Daenerys, terminan entregando un mensaje claro por parte de Missandrei: su deseo de muerte es que Cersei, Euron, la Montaña y todos los líderes de Desembarco del Rey sean quemados. Y eso es algo su reina probablemente hará aunque la propia ciudad sea reducida a cenizas.

Ese deseo, sin embargo, remarca el propio peligro que representa Daenerys para los inocentes. Una situacipon que sus propios aliados – como Tyrion y Varys – tienen claro.

El llamado de Dracarys trae a colación el último deseo de Aerys Targaryen, el Rey Loco, que quiso quemar toda la ciudad con fuego valyrio, Y su deseo está determinada a recuperar la corona y quemar a los opresores, sea cuál sea el costo que eso implique.

Dracarys, en ese sentido, puede terminar representando el gran conflicto final, ya que si bien Cersei parece ser la última barrera, todo está a un paso de que la obstinación y sed vengativa de la Madre de los Dragones termine siendo su peor enemigo.

Todo trae a colación el siguiente diálogo entre Tyrion y Daenerys.

Daenerys:  Lannister, Targaryen, Baratheon, Stark, Tyrell son radios en una rueda. Este está arriba, luego ese otro y sigue y sigue dando vueltas. Aplastando a los que están abajo.

Tyrion : Es un bello sueño, parar la rueda. No eres la primera persona que lo ha soñado.

Daenerys: Yo no voy a parar la rueda, voy a romperla.

Quemar Desembarco del Rey no es el mejor camino para cumplir ese sueño, especialmente si eso va a aplastar nuevamente a los que están abajo.

De hecho, y por como se han dado las cosas, todo indica a que la única forma de que la rueda no siga girando, es fundiendo al propio trono de hierro por el que tantos han matado. Daenerys, sin embargo, ya dejó en claro que esa no es una opción y todo su objetivo se traduce a sentarse en el.

Claro que quedan dos episodios para saber si podrá decir su frase desde ahí, definiendo el futuro de Westeros.

Seguir leyendo