*

Game of Thrones: La nueva gran revelación sobre Jon Snow

14 AGO 2017 / Series

Game of Thrones: La nueva gran revelación sobre Jon Snow

La condición de bastardo del Rey del Norte fue abordada directamente con un detalle trascendental del quinto capítulo de la séptima temporada.


Guardiaoriente“, el más reciente capítulo de Game of Thrones, el mismo que comenzó a preparar el camino hacia el fin de la temporada, que también reveló un gran detalle sobre Cersei y que además fue marcado por la formación de un equipo especial para concretar una peligrosa misión para salvar a Westeros, avanzó notablemente sobre otro detalle trascendente.

Es, a grandes rasgos, una nueva revelación sobre la condición de uno de los personajes más populares de la serie, Jon Snow.

El elemento en cuestión no se llevó a cabo ni en Rocadragón, ni Desembarco del Rey o Invernalia, ya que el desarrollo se dio a cabo en la Citadela, un lugar que hasta ahora solo había estado presente para dar pie a la salvación de Jorah o hacer sufrir con todo a Sam.

En ese lugar, el último Tarly buscó información y menciones sobre “La Larga Noche”, para dar con datos que ayuden a la victoria ante los Caminantes Blancos que sus superiores tildan de cuentos de hadas. Y en ese proceso, Gilly, un personaje menor que hasta ahora no había sido mayormente determinante, encontró una clave.

En medio de la búsqueda, Gilly da con un texto que nombra al Septon Maynard emitiendo una anulación real para el matrimonio entre Rhaegar Targaryen y su esposa, Elia Martell. Ese texto también afirma que la idea era que el príncipe pudiese casarse inmediatamente con otra persona.

Es decir, Rhaegar oficialmente terminó su matrimonio con la mujer que posteriormente sería asesinada por La Montaña, para casarse con Lyanna Stark. La hermana de Ned Stark. La mujer que estaba en la mira de Robert Baratheon y cuyo “aparente secuestro” gatilló la guerra que terminó con la muerte del Rey Loco.

Además, a estas alturas ya es de público conocimiento que ella era la verdadera madre de Jon Snow, quien la temporada anterior fue revelado como el hijo de Rhaegar y no el bastardo de Ned.

Prométemelo, Ned

Ese nuevo elemento de la historia básicamente reveló que Jon Snow nunca fue un bastardo, legalmente era el hijo de Rhaegar antes de su muerte y, por ende, siempre ha sido el verdadero heredero al trono. Por sucesión, tiene más derecho que Daenerys.

Recuerden además que tras la victoria que selló la muerte de Rhaegar y el Rey Loco, Ned Stark dio con el paradero de su hermana: La Torre de la Alegría.

En ese lugar, Ned y sus acompañantes  se toparon con los últimos miembros de Guardia Real del rey Aerys. Ellos eran Ser Arthur Dayne, Ser Oswell Whent y Ser Gerold Hightower.

Los tres permanecieron en el lugar, no dieron paso atrás y dieron su vida resguardando a Lyanna. No porque estuviera secuestrada, sino porque, según nos revelan ahora, estaban protegiendo al verdadero heredero al trono. Jon Targaryen.

Y recordemos que Lyanna, antes de morir, logró que su hermano hiciese una promesa. La misma que resguardó hasta el final de sus días: cuidar a su sobrino de Robert.

Ahora lo que resta es que Bran Stark, quien tiene una parte del secreto, y Sam Tarly, quien ahora posee la otra parte del secreto, entablen una conversación.

Y eso bien podría concretarse ahora que el amigo de Jon decidió abandonar la Citadela. Por eso, poco a poco nos acercamos a la resolución de otra profecía. Mal que mal, hay un príncipe que fue prometido.

Está escrito en los antiguos libros de Asshai que llegará un día tras un largo verano, un día en que las estrellas sangrarán y el aliento gélido de la oscuridad descenderá sobre el mundo. En esa hora espantosa, un guerrero sacará del fuego una espada llameante. Y esa espada será Portadora de Luz, la Espada Roja de los Héroes, y el que la esgrima será Azor Ahai renacido, y la oscuridad huirá a su paso.

Seguir leyendo