*

Game of Thrones: El comienzo del fin

14 ABR 2019 / Series

Game of Thrones: El comienzo del fin

Tras más de un año y medio de espera, HBO estrenó el primer capítulo de la última temporada de la serie.


La espera fue larga. No pocos dirán que inclusive fue excesiva. Pero al menos ya llegó a su fin. Casi 600 días tuvieron que pasar para el estreno de un nuevo episodio de Game of Thrones, pero finalmente llegó la hora prometida.

No solo porque el juego de tronos está por llegar a su fin, sino que también porque la gélida amenaza desciende desde el norte para poner en peligro a toda la existencia en lo que será la gran guerra que definirá el futuro de este mundo.

De ahí que el comienzo de la octava temporada estuvo marcado inevitablemente por la llegada de las tropas de Daenerys a Invernalia, ya que del éxito de su alianza con los Stark depende gran parte del futuro de Westeros. Pero ese también es el lugar para instalar los desafíos definitivos para probar sus condición como reina.

Spoilers a continuación.

En Invernalia, un lugar que ya está absolutamente consumido por el invierno, los norteños no solo ven por primera vez al poder militar de la Targaryen, con sus tropas avanzando por las calles, sino que también ven por primera vez a los dragones. Y no son pocos los que se encomiendan a sus dioses.

Pero el futuro recae en los hombres y mujeres. De hecho, el retorno de Jon Snow a su hogar es un tema no menor, ya que le permite situarse como especie de mediador, presentando formalmente a la Reina de los Dragones ante Sansa Stark, dama de Invernalia. Pero en el escenario actual no hay tiempo para mucho más, ya que Bran básicamente entregó todos los spoilers: el Rey de la Noche tiene control de un dragón, el muro ha caído y los muertos marchan hacia el sur.

Con Sansa entregando Invernalia a Daenerys, uno de los puntos más importantes del comienzo radica en el hecho de que no todos están contentos con la nueva mujer al mando. Dl problema para muchos es que Jon fue elegido por aclamación popular como “Rey del Norte” y nadie confía en ella. Los recursos además son escasos y las diferencias entre Daenerys y Sansa son de inmediato tanteadas como un posible punto de conflicto. Y eso es algo que vuelve a salir a colación una vez que la reina tiene un tiempo a solas con Jon.

En el sur, en tanto, Cersei recibe las noticias de que los muertos destruyeron el muro. Pero la regente de Desembarco del Rey no está muy preocupada, ya que todo avanza según su plan, especialmente ahora que tiene de su lado a la Flota de Hierro. Ni siquiera sus propios hermanos están libres de sus objetivos, ya que a Ser Bronn se le encomienda asesinarlos si es que logran sobrevivir al ataque de los muertos en el norte.

Pero todo lo relevante está sucediendo en el norte por ahora. En una instancia del episodio, Jon Snow monta a un dragón, algo que podría ser impensado en otras circunstancias, pero su vuelo funciona como una especie de cortejo en donde demuestra estar a la par de Daenerys. Pero, claro está, su afecto hacia ella también sirve para establecer una especie de recelo hacia los dragones una vez que este es convocado literalmente a dar calor a su reina en medio del gélido entorno de los alrededores de Invernalia.

La desconfianza, un tema que seguirá presente hasta el fin de la serie, también se refuerza entre Sansa y la decisión de Jon de dejar atrás su corona, pues la dama de Invernalia también tiene claro lo que siente su “medio-hermano” hacia Daenerys. Pero el capítulo además se enfocó en las revelaciones, ya que la propia Madre de los Dragones se enfrenta a Sam Tarly y le revela que mató a sus familiares cuando decidieron no arrodillarse ante ella.

Todo apunta en definitiva a un momento que todos esperaban: Un enfadado Sam, a instancias de Bran, revela a Jon su pasado con la siguiente frase.

“Tu madre era Lyanna Stark y tu padre, tu verdadero padre, era Rhaegar Targaryan. Nunca has sido un bastardo. Eres Aegon Targaryen. Verdadero heredero al trono”

La revelación de Sam, y el asesinato de sus familiares en su estado de prisioneros bajo el régimen de Daenerys, le sirven para instalar el gran tema que se mantendrá en los siguientes episodios: si Jon abandonó a su corona como rey del Norte para proteger a su gente, ¿Daenerys hará lo mismo al conocer que Jon es su sobrino y verdadero heredero al trono de hierro? ¿Es apropiada para el trono? ¿O es una loca Targaryen más?

El cierre del episodio deja un último reencuentro para llevar todo de vuelta al comienzo de la serie y, específicamente, el cierre del primer capítulo de toda la saga. El Kingslayer, Jaime Lannister, llega hasta Invernalia. ¿Y quién es el primero con el que se encuentra? Pues obviamente Bran, el niño al que empujó desde las alturas, dejándolo postrado.

En ese escenario, el destino del Lannister, y la preparación para la gran batalla contra los muertos en Invernalia, es lo que marcará a los próximos episodios. Y ahora que solo quedan cinco, las cosas que parecían sustentadas, como la corona de Daenerys, ya no lo están tanto.

Seguir leyendo